El Langreo no sabe ganar en tierras vizcaínas

Varios jugadores den Langreo, en el partido de Lezama ante el Bilbao Athletic. /Luis Ángel Gómez
Varios jugadores den Langreo, en el partido de Lezama ante el Bilbao Athletic. / Luis Ángel Gómez

El próximo rival del Gernika ha perdido los cuatro encuentros disputados como visitante contra rivales del territorio histórico

FERNANDO ROMEROGernika

El Gernika jugará este próximo fin de semana de nuevo al abrigo de Urbieta, un fortín asaltado la pasada jornada en los últimos minutos por el Barakaldo. Los hombres de Urtzi Arrondo tratarán de resarcirse y buscarán su cuarta victoria de la temporada, en esta ocasión ante el Langreo. Un rival que goza de una holgada posición clasificatoria -noveno, con 28 puntos-, pero que aún no sabe lo que es ganar cuando juega a domicilio ante uno de nuestros representantes en este Grupo 2 de la Segunda B. Cuatro han sido los desplazamientos de los asturianos hasta territorio vizcaíno, y en todos ellos se ha vuelto de vacío a casa. Una estadística por la que los forales trabajarán duro para que se mantenga intacta.

Al igual que para el Gernika será el segundo encuentro consecutivo como local en este 2019, será el segundo choque lejos de casa que deberá disputar el sorprendente UP Langreo. El anterior fue precisamente hace unos días ante el Leioa en Sarriena, de donde salió derrotado por 2-1. Derrota, sí, pero cuajó una actuación que acabó encerrando a los de Jon Ander Lambea en su campo durante un segundo periodo en el que buscó la igualada una y otra vez, y que pudo haber logrado de no ser por los dos balones que estrelló en la madera.

Así pues, no hay que fiarse de los hombres dirigidos por Hernán Pérez, que pese al tropiezo de Sarriena viven un buen momento, con tres victorias en los últimos cinco encuentros, y que sí que han conseguido triunfos de mérito en otros campos. Como en La Planilla, donde se impuso al Calahorra por 2-4 dejando una gran sensación de equipo.

En apuros puso también al Barakaldo en Lasesarre en la décima jornada del curso. Los de Aitor Larrazabal se impusieron por su 'resultado favorito' de la campaña, 1-0, merced al tanto de Dopi poco después del descanso. La solidez defensiva y el buen trabajo colectivo de los fabriles se encargó de que el cuadro asturiano no pudiera empatar aquel encuentro.

Sin embargo, sus otras dos visitas a la provincia se han saldado con contundentes victorias de los nuestros. A finales de septiembre, en la tercera jornada, con la competición y los equipos aún cogiendo ritmo, el Arenas se dio un atracón de goles y se impuso con autoridad por 4-0 en 'la jaula' de Gobela. Azkue, Uranga, Ramos y Zamorano dieron buena cuenta del cuadro asturiano.

Peor aún le fue en su paso por las instalaciones de Santa María de Lezama. Un Bilbao Athletic irregular encontró su particular cura en el Langreo. En el último partido de Gaizka Garitano como técnico de los cachorros antes de hacerse con las riendas del primer equipo por la destitución de Berizzo, el filial rojiblanco le hizo una manita a los langreanos (5-1). Dobletes de Villalibre e Iñigo Vicente y una diana de Larrazabal para dejar los puntos en casa y hacer borrón y cuenta nueva. De nada sirvió el solitario tanto de Dani López, que durante unos minutos colocó las tablas en el marcador.

Con esos precedentes, le llega ahora el turno al Gernika. Los de la Villa Foral necesitan la victoria para seguir fuera de la zona de descenso. El furgón de cola está más apretado que nunca, con seis equipos implicados de forma directa y a los que separan tan solo tres puntos. Un pañuelo. En el choque de la primera vuelta, el que servía para inaugurar la temporada, los blanquinegros cayeron derrotados por la mínima en el Nuevo Ganzábal tras un tanto de mala fortuna de los forales.

 

Fotos

Vídeos