Un penalti en la prórroga apea al Gernika de la Copa

Elhadji, vifilado de cerca por Ander Larruzea/Twitter FutbolCatalunya
Elhadji, vifilado de cerca por Ander Larruzea / Twitter FutbolCatalunya

Los blanquinegros, superiores durante los 120 minutos de juego, quedan eliminados merced a una polémica decisión arbitral

FERNANDO ROMEROGernika

Con un penati, de esos que ni fu ni fa, y en la prórroga. Así ha terminado la aventura del Gernika en la Copa del Rey. Los blanquinegros han caído por 1-0 en el Narcís Sala tras dar la cara durante los 120 minutos de juego, dándolo todo sobre el césped y siendo superiores a su rival durante buena parte del choque. Los gestos de los jugadores tras el pitido final no hacían más que reflejar la impotencia de saber que se había merecido más. O, al menos, no perder así.

La tremenda tormenta que cayó antes del partido, y que llegó a inundar algunas de las dependencias interiores del Narcís Sala, condicionó en buena manera el desarrollo del partido. El terreno de juego, artificial, presentaba numerosas balsas de agua que hacían difícil la circulación de la pelota. Ante esa situación, los dos equipos se vieron obligados a buscar un juego más directo.

1 Sant Andreu

Segovia, Llamas, David López (Felipe Sa, m. 99), Juanma, Noguera, Víctor (Jaume Villar, m. 44), Ferrán, Juanan, Elhadji, Alcover y Kuku (Carlos Martínez, m.74).

0 Gernika

Altamira, Calle, Ander Larruzea, Aimar, Carracedo, Lander (Otiñano, m. 110), Parra (Garai, m. 88), Gorka Larruzea, Etxabe, Pradera (Santamaría, m. 81) e Igor.

gol:
1-0, m. 115: Ton Alcover (penalti).
árbitro:
Sebastián Ripoll (comité balear). Amonestó a los locales David López, Elhadji, Ferrán y Jaume; y los visitantes Ander Larrruzea y Gorka Larruzea.
incidencias:
Estadio Narcís Sala, con bastante agua en algunas zonas del terreno de juego. 1236 espectadores.Estadio Narcís Sala, con bastante agua en algunas zonas del terreno de juego.

La posesión estuvo muy repartida entre cuatribarrados y blanquinegros -que lucieron una equipación completamente verde-, aunque sin llegar a zonas de peligro. Al menos hasta que se cumplió el minuto 20 de partido. En ese momento, ambos equipos dieron sus primeros avisos. El balón parado, como ya comentó Urtzi Arrondo en la previa, le dio la primera gran oportunidad al Gernika. Una acción que no acabó dentro de la portería por los grandes reflejos del meta Segovia. El cancerbero se quitó de encima como pudo un remate de Etxabe desde el corazón del área tras una falta frontal. Algunos jugadores llegaron a reclamar que el balón había superado la línea de gol, pero no lo vio así el colegiado del encuentro.

Acto seguido, llegó la respuesta del cuadro catalán. Un error defensivo del Gernika a punto estuvo de aprovecharlo el delantero de origen gambiano Mamadou Kandeh, 'Kuku'. Controló y se plantó en el mano a mano con Altamira, pero ahí estuvo mucho más ágil el cancerbero gernikarra. Y casi a continuación, un nuevo susto para los blanquinegros. Una cesión atrás que el agua frenó en seco y que obligó a Altamira a reaccionar rápido para despejar ante la amenazante presencia del delantero rival.

Esos fueron prácticamente los únicos fogonazos interesantes de una primera mitad falta de ritmo y con juego trabado por momentos, y que dejaba pocas opciones al lucimiento del personal. El orden y la táctica primó en todo momento. Antes del descanso, el Sant Andreu se vio obligado a realizar su primer cambio por la lesión de Víctor Alonso, quien, a falta de camilla, tuvo que ser retirado en brazos del terreno de juego.

El segundo periodo arrancó más animado, con varias acciones ofensivas en ambas áreas, aunque sin terminar de generar ocasiones de verdadero peligro. El balón circulaba más rápido, aunque seguía habiendo mucha tensión sobre el césped. Un rifirafe entre Altamira y Elhadji, encarados frente con frente, le acabó costando la amarilla al nueve local. En la acción previa, los catalanes reclamaron un posible penalti sobre Llamas. No lo era. Acertó el colegiado en su decisión.

El primero en probar fortuna fue de nuevo el Gernika, en esta ocasión con un disparo de Parra desde más allá de la frontal que se marchó desviado, a los 8 minutos de la reanudación. Cuatro después lo intentó Etxabe, aunque su lanzamiento acabó fácil en las manos de Segovia. El Sant Andreu le dejaba hacer al conjunto de Urtzi Arrondo y buscaba sorprender con envíos largos a sus dos potentes delanteros. En una de esas acciones, al filo del 60', Altamira tuvo que lucirse de nuevo tras un remate de Elhadji. Gran parada ante un buen disparo.

Era el conjunto de Urtzi Arrondo el que más proponía sobre el tapete del Narcís Sala. Los balones colgados se convirtieron en una de sus armas en esta segunda mitad, bien buscando el remate o las segundas jugadas, como la que estuvo a punto de cazar de nuevo Etxabe antes del ecuador. Aunque la ocasión más peligrosa volvió a llegar a balón parado. Un lanzamiento directo de falta ejecutado por Gorka Larruzea en el 70' se perdió muy cerquita de la portería de Segovia.

El Gernika dominaba con claridad. Llegaba a las inmediaciones del área y percutía, pero no lograba superar el entramado defensivo de los catalanes en torno a su portería. Por las bandas, por el centro, con balones cruzados… No había forma. A falta de nueve para el final, Santamaría saltó al verde, buscando algo más de claridad y remate. Entre medias, una contra local puso el miedo en el cuerpo de los gernikarras. Aunque sólo fue eso, un susto.

Cuando el choque entraba en sus últimos cinco minutos, el Sant Andreu enlazó una acción muy peligrosa por banda derecha. El balón llegó hasta línea de fondo, desde donde centró Jaume, un balón que Calle desvió bien a córner. El saque de esquina subsiguiente se resolvió sin peligro. Como el par de acercamientos de los que gozaron antes de que se completara el tiempo reglamentario. Ya en el descuento, Ferrán protagonizó una acción personal en la que dribló a un par de rivales antes de dejarse caer dentro del área vizcaína. Lo vio claro el colegiado, que le mostró amarilla. Lo tuvo el Gernika en la última acción antes del pitido del colegiado, pero el disparo de volea de Santamaría tras un rechace acabó en manos del portero.

Apenas iniciada la prórroga, Segovia salvó de nuevo a los cuatribarrados. La presión alta del Gernika propició un robo prácticamente en la frontal que dejó sólo a Igor, pero el cancerbero local volvió a hacer gala de unos magníficos reflejos para desviar el balón. En el rechace, Garai tampoco estuvo acertado. Sin descuidar la defensa, porque el Sant Andreu no perdía oportunidad de buscar contras a la mínima opción, el Gernika siguió apretando. Pero la pelota seguía sin querer entrar.

En el segundo tiempo extra, la dinámica no varió demasiado. Aunque los nervios y el temor a perder se iban haciendo palpables con el avance del crono. Carlos Martínez probó con una chilena desde la frontal que no inquietó lo más mínimo a Altamira. La acción clave llegó en el 115 de juego, cuando Sebastián Ripoll decretó penalti a favor del Sant Andreu por unas más que dudosas manos en el área del Gernika en un saque de esquina. Ton Alcover fue el encargado de ejecutar desde los once metros, engañando a Altamira y terminando con el sueño copero de los blanquinegros a pesar de sus postreros intentos por evitarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos