Los vestuarios del Narcís Sala, inundados

Los jugadores blanquinegros se han entretenido como han podido./SD Gernika
Los jugadores blanquinegros se han entretenido como han podido. / SD Gernika

Una fuerte tromba de agua sobre Barcelona ha caído sobre el estadio donde Gernika y Sant Andreu deberían jugar a las 20:30

FERNANDO ROMEROGernika

Siguen los problemas para el Gernika en su desplazamiento a tierras catalanas. No solo han tenido que hacer frente a un retraso más que considerable para aterrizar en la Ciudad Condal, sino que a su llegada al estadio Narcís Sala -con apenas 45 minutos de margen- se han encontrado con que las instalaciones se encontraban inundadas, con un palmo de agua en algunas zonas. El terreno de juego, de hierba artificial, también presentaba una gran cantidad de agua, aunque por fortuna ha ido drenando bien y se podrá disputar esta eliminatoria.

La tarde ya empezó mal para los de la Villa Foral. A los problemas logísticos y organizativos que han tenido que afrontar en los días previos para poder desplazarse a tiempo y con garantías, hubo que sumar algunos más de última hora. A los retrasos más o menos habituales que suele tener el puente áereo con Barcelona, se unió el pinchazo de una de las ruedas del avión que debía llevarles hasta el aeropuerto de El Prat.

Esta circunstacia obligó a desembarcar a todo el pasaje. La expedición del Gernika tuvo que esperar pacientemente en tierra hasta que los operarios lograron sustituir la rueda pinchada, haciendo tiempo como podían y, al menos, con buen humor, tal y como se podía comprobar en sus redes sociales.

En total, algo más de hora y media de retraso que, unido al tráfico denso de la Ciudad Condal, va a hacer que los de la Villa Foral lleguen con el tiempo muy justo hasta el Narcís Sala, donde a partir de las 20:30 horas está previsto que se enfrenten al Sant Andreu en esta segunda ronda de copa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos