El Gernika no remonta

Garrantxo y Kevin se lamentan mientras los jugadores del Langreo festejan su gol en Urbieta. /F. Romero
Garrantxo y Kevin se lamentan mientras los jugadores del Langreo festejan su gol en Urbieta. / F. Romero

Los forales aún no han sido capaces de dar la vuelta al marcador tras empezar perdiendo un partido

FERNANDO ROMEROGernika

Urbieta y remontada son dos palabras que, muy a su pesar, aún no ha logrado aunar el Gernika en la presente temporada. Menos aún jugando a domicilio. El choque de este pasado fin de semana ante el Langreo ha sido el último ejemplo de duelo en el que los forales se han quedado a mitad de camino, y han terminado firmando las tablas por 1-1, su resultado más repetido. Son cinco las igualadas a un gol que han cosechado los blanquinegros en casa. Seis si se tiene en cuenta la lograda en Sarriena.

A los de Urtzi Arrondo les pesa ir a remolque en el marcador. Con el punto de mira no excesivamente bien afinado, les ha tocado remar contracorriente en demasiadas ocasiones, para terminar muriendo en la orilla. Especialmente en casa. La parte positiva es que los forales han mostrado siempre una gran actitud y capacidad de reacción para, al menos, salvar un punto para su casillero.

Esta maldita estadística viene ya dándose desde las primeras semanas del curso. En la cuarta jornada, visitaba Urbieta el Real Unión. Tras una primera mitad sin goles, Orbegozo adelantó a los fronterizos apenas iniciado el segundo periodo. Un tanto al que respondieron casi de inmediato los forales, por mediación de Ander Larruzea. Fue el primero de los 1-1. Apenas dos semanas después, la historia volvió a repetirse. En esta ocasión, el 'invitado' que acudía a la casa blanquinegra era el Tudelano. Y más de lo mismo. Gabarre adelantó a los navarros y el capitán Lander Torrealday fue el encargado de neutralizar esa ventaja en el marcador. Otra remontada inconclusa.

En la octava jornada liguera, llegaba el turno del derbi ante el Amorebieta. Un duelo directo en la lucha en la zona baja de la tabla, un choque pleno de intensidad que parecía abocado a terminar sin goles. Pero no fue así. Haritz Mujika se encargó de anotar para los azules casi sobre la bocina, de potente disparo desde la frontal, y con algo de fortuna también. Apenas sin tiempo de reacción, el Gernika salvó in extremis otro empate en Urbieta gracias al tanto de Abaroa cuando el crono marcaba ya el minuto 90 de partido.

Este pasado sábado, en la visita del Langreo al feudo foral, la afición gernikarra tuvo que ver cómo de nuevo era el cuadro visitante el que tomaba la delantera en el luminoso, merced al tempranero gol de Allyson, aprovechando un desajuste defensivo de los locales en un saque de banda. El trabajo de los de Urtzi Arrondo, dominadores prácticamente durante los 90 minutos, encontró su recompensa en el cabezazo de Aimar Sagastibeltza. Hubo más ocasiones, pero la pelota no quiso entrar. De nuevo, tablas.

El peor partido disputado en casa

Más dolorosos aún son los choques ante el Vitoria y el Oviedo B, dos encuentros disputados de forma consecutiva en Urbieta. En ambos se empezó mandando en el marcador, pero la victoria se escapó de las manos. El filial del Eibar, en la décima jornada, fue el causante del mayor borrón de los forales jugando en casa. Un tempranero tanto de Enziondo parecía encarrilar aquel partido de salida, pero al Gernika le temblaron las piernas y acabó siendo goleado por 1-3 por los entonces aún dirigidos por Gordobil. Fue, como se admitió desde la caseta sin rubor, el peor partido disputado en la Villa Foral. Ante el Vetusta, una semana más tarde, el triunfo volvió a escaparse. Pradera puso en ventaja al equipo vizcaíno, pero Casi se encargó de igualar para el filial carbayón. El quinto 1-1 del curso.

El sexto, y que estuvo muy cerca de haber terminado en remontada completa, fue el logrado en Sarriena. Con una mitad para cada equipo, el Leioa mandó en el primer periodo sobre el verde y también en el marcador tras el madrugador tanto de Luariz. El Gernika se hizo con los mandos tras el descanso y puso cerco a la meta azulgrana, pero el gol se hizo esperar casi hasta el final. Abaroa, el 'especialista' en finales de infarto, anotó para darle al equipo el que fue su primer punto lejos de Urbieta.

Y es que como visitante no le ha ido demasiado bien al equipo dirigido por Urtzi Arrondo. En La Planilla, en la jornada 3, lograron adelantarse merced a un gol en propia puerta de los riojanos, que acabaron imponiéndose por un claro 3-1. Hubo que esperar casi hasta el final de la primera vuelta para ver de nuevo al Gernika mandando de inicio en un desplazamiento. Fue en derbi de Tabira ante la Cultural de Durango. Otro duelo directísimo en la zona baja. Pradera anotó un solitario gol para dar a los suyos la única victoria a domicilio de esta temporada.

 

Fotos

Vídeos