El Gernika quiere dar el salto

Un lance del choque de la primera vuelta en Urbieta/F. Romero
Un lance del choque de la primera vuelta en Urbieta / F. Romero

Los forales buscan su segundo triunfo consecutivo y enlazar cuatro partidos puntuando para tratar de salir de zona de peligro

FERNANDO ROMEROGernika

Triple reto el que afronta este próximo sábado el Gernika en su desplazamiento hasta tierras guipuzcoanas para enfrentarse al Real Unión en el mítico Stadium Gal de Irún (19.30h). Los de la Villa Foral tienen ante sí la oportunidad de enlazar por primera vez en la temporada dos triunfos de forma consecutiva. Derrotar a los fronterizos supondría, igualmente, la segunda victoria a domicilio del presente curso. Y, en tercer lugar, aunque esto también ocurriría en caso de empate frente a los de Juan Domínguez, sería la cuarta jornada sucesiva sumando puntos a su casillero, un hito que tampoco han logrado los de Urtzi Arrondo en esta campaña. Todo esto con un claro objetivo: el de seguir escalando en la clasificación para dejar atrás la zona de peligro. De conseguirlo, la inyección de moral sería enorme.

«Es un campo bonito para jugar, pero habrá que ver cómo está después de todo lo que ha estado lloviendo. Nuestro objetivo es mantener la dinámica de los últimos encuentros de fuera de casa, que hemos conseguido ganar en Durango, empatar en Gijón... y haciendo buenos partidos. Queremos ganar dos partidos seguidos, que no hemos conseguido aún. Estamos preparados para hacerlo», señala el técnico foral, Urtzi Arrondo.

Porque el Gernika parece haber encontrado la senda a seguir en su camino hacia la permanencia. Pero necesita refrendarlo con resultados. Y, de paso, romper la estadística que dice que a cada una de sus tres victorias anteriores, le ha seguido una derrota. Venció al 'Sanse' y cayó ante el Mirandés, se impuso al Arenas y cedió ante el Izarra, y tras superar a la Cultural hincó la rodilla en casa ante el Barakaldo. Sucedió incluso con la Copa: después de eliminar precisamente a la 'Cultu' en los inicios de la temporada, perdió el duelo liguero ante el Calahorra.

En las últimas jornadas, los de Urtzi Arrondo muestran una imagen mucho más compacta. Ya no solo en los encuentros de Urbieta, donde son un equipo rocoso y difícil de batir. Sino también a domicilio, el gran debe del equipo a lo largo del año. En Estella y Miranda, en dos de los campos más complicados, se quedó a un paso de poder sacar positivo; en Tabira logró la victoria; y hace un par de semanas, en Mareo, arrancó un importante empate ante el filial del Sporting.

Esos son los argumentos con los que se presenta el Gernika en Gal para plantar cara a un Real Unión que no se lo va a poner nada fácil. El conjunto fronterizo, undécimo en la tabla con 27 puntos (6 más que los blanquinegros) es un equipo siempre muy peligroso que tiene en sus filas a jugadores con experiencia y calidad más que contrastada. Será un encuentro de gran exigencia. Los Eizmendi, Galán y, sobre todo, Orbegozo, que pelea por ser el pichichi del grupo con sus 11 goles, estarán al acecho para castigar a los forales al mínimo despiste. Para evitarlo, Arrondo volverá a ese esquema de cinco defensas que viene usando en sus últimos desplazamientos y que le está dando buen rendimiento en su juego.

«Ellos son un equipo al que le gusta llevar la iniciativa, jugar desde atrás. Nosotros buscaremos que no estén cómodos y aprovechar los espacios que puedan dejar para jugar nosotros también. Reciben bastantes ocasiones, así que tendremos que estar acertados en las que tengamos para sacar los tres puntos de allí», apunta el míster blanquinegro.

Los de Juan Domínguez, reyes del empate en este Grupo II con 12 igualadas en las 22 jornadas de campeonato, también atraviesan un buen momento de resultados. Enlazan cinco choques sin conocer la derrota, tras firmar tablas en tres ocasiones y vencer en otras dos. La última, la pasada semana ante el Leioa en Sarriena, un triunfo que dio aire a los fronterizos en una campaña en la que no están rindiendo todo lo bien que se podría esperar de ellos. Llamados a pelear por la zona noble, se habían acercado demasiado a la zona caliente.

«Todo es importante, pero nosotros tenemos que centrarnos en lo nuestro. Con 30 puntos no nos vamos a salvar, pero si sacamos cuarenta y pico seguro que hay cuatro o cinco equipos por detrás. Ganando nosotros, el resto de resultados nos parecerán buenos», manifiesta Arrondo.

Unas posiciones bajeras en las que, como ya señaló el técnico de Beasain tras el triunfo ante el Calahorra, «es importante que haya más equipos metidos. Hay equipos que parecía que estaban tranquilos y que se están metiendo en la guerra. Cuantos más estemos, mejor». Ese es el objetivo. Ganar en Irún sería un salto de calidad para el Gernika, no solo porque podría dejar atrás ese puesto de play-out que ahora ocupa, sino porque metería a los guipuzcoanos de lleno en el barro.

En el choque de la primera vuelta, Gernika y Real Unión empataron a un gol. Orbegozo adelantó a los suyos de penalti y de Ander Larruzea logró la igualada apenas un par de minutos después. En el capítulo de ausencias, en los fronterizos no estarán Alex Letamendia por lesión ni Ekhi Senar por acumulación de amonestaciones. En el Gernika, el que no estará junto a Urtzi Arrondo en el banquillo es el segundo entrenador, Javi Urrutia, que ha sido sancionado con dos partidos tras su expulsión del otro día. En cuanto a jugadores, hay varios tocados y con sobrecargas, pero el míster considera que no tendrán problema para llegar a punto. El que sí se perderá este encuentro es Carracedo, que ha vuelto a recaer del golpe que se produjo ante el Sporting.