El Gernika, a olvidar la Copa ante su afición

Los gernikarras quieren regalar la primera victoria a su afición. /Fernando Romero
Los gernikarras quieren regalar la primera victoria a su afición. / Fernando Romero

Los blanquinegros quieren desquitarse del mazazo copero logrando en Urbieta su primer triunfo de la temporada

FERNANDO ROMEROGernika

El Gernika quiere, y necesita, pasar página cuanto antes tras el mazazo vivido en la Copa del Rey el pasado miércoles, en forma de eliminación -con polémica-, y con un viaje extuante. Y qué mejor forma de olvidar todo eso que lograr una victoria en el próximo encuentro de Liga, que les enfrentará al Real Unión en Urbieta el domingo a partir de las 18.00 horas, con el arbitraje del colegiado aragonés Sánchez Alba. En él, los blanquinegros quieren conseguir su primera victoria del curso en la competición doméstica, algo que se les ha resistido en las tres jornadas precedentes.

«Lo más importante después de todo lo sucedido es recuperar a la gente, sobre todo a nivel de cabeza, mentalmente. A nivel físico, la gente está cansada después de tanto tute», relata Urtzi Arrondo. Y es que una ida accidentada, un agónico partido con prórroga y una eterna vuelta en autobús parecen haber pasado factura, en cierto modo, en las filas blanquinegras. «Teníamos mucha ilusión en ese partido, y que se nos escape de esa manera… Lo que tengo claro es que esta experiencia nos ha servido para salir reforzados como grupo», asevera el míster, dando por cerrado el capítulo copero.

Frente a ellos, el Gernika tendrá a uno de esos equipos con 'solera', el Real Unión, siempre en las quinielas para entrar en la zona alta por tradición, poderío y, obviamente, plantilla y calidad. En sus filas están los Orbegozo y compañía, siempre peligrosos y dispuestos a castigar el más mínimo error. En este sentido, Arrondo apunta que deben «pulir esos fallos que nos están costando caros. Tenemos que conceder menos y no tener despistes». «Debemos mantener la concentración los noventa minutos», añade.

Hasta ahora, las cosas no están rodando tampoco demasiado bien para los fronterizos, que acumulan una victoria, un empate y una derrota. Ésta última, a manos del Leioa en Stadium Gal la pasada jornada. «Son rachas, igual que lo nuestro. Ellos son un equipo al que conozco bien, también a su entrenador… tienen una plantilla muy competitiva, pero probablemente también vengan con algunas dudas precisamente porque no están donde ellos quieren», relata el técnico blanquinegro.

Así pues, con estos precedentes, se espera un duelo abierto, de poder a poder entre dos equipos que necesitan los tres puntos para empezar a enderezar su trayectoria. Especialmente, en el caso del Gernika. Sus números no reflejan lo desplegado sobre el verde. «Hemos hecho partidos buenos, pero esos despistes, y que nos cuesta meter gol, nos está condicionando», se lamenta Urtzi Arrondo.

«Ellos saben que el partido contra el Gernika será difícil. Nosotros vamos a intentar plantar batalla y ser protagonistas. Estar firmes atrás, presionar, tratar de que no lleguen y no estén cómodos y pisar campo contrario lo más posible» son las premisas del técnico de los de la Villa Foral. «El Real Unión es un equipo que expone mucho, y por ahí intentaremos hacer daño. Seguro que tendremos más de una oportunidad para marcar, tendremos que aprovecharlas», insiste.

El hecho de jugar este partido en casa tras la situación vivida el miércoles «también es un aspecto muy positivo, porque vamos a tener con nosotros a la gente, empujando y animando, que es muy importante», afirma un Urtzi Arrondo que espera dar al público de Urbieta «una alegría» en forma de la primera victoria en Liga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos