El Gernika camina con paso firme

Abaroa, protagonista con sus dos tantos, es perseguido por dos jugadores del Bilbao Athletic. /F. Romero
Abaroa, protagonista con sus dos tantos, es perseguido por dos jugadores del Bilbao Athletic. / F. Romero

El triunfo de los forales ante el Bilbao Athletic refuerza la moral de un equipo que debe afrontar de forma consecutiva tres enfrentamientos ante rivales directos

FERNANDO ROMEROGernika

La explosión de alegría que se vivió el sábado en Urbieta al término del derbi frente al Bilbao Athletic fue un claro reflejo de que este Gernika está muy vivo. «Estamos jugando finales desde septiembre, y el equipo se está manejando bien en situaciones complicadas de presión. Es una carrera larga que se va a decidir en mayo. El equipo está preparado para ello. Y vamos a seguir ahí. Que no nos den por muertos», resumía en sala de prensa su técnico, Urtzi Arrondo, dejando bien a las claras que los blanquinegros, ahora que han encontrado la senda correcta, no piensan abandonarla.

Tan solo el borrón del choque ante el Barakaldo ensucia la trayectoria del equipo de la Vila Foral en los dos últimos meses de competición. Desde mediados de diciembre, cuando lograron secar al todopoderoso líder, el Racing de Santander, en Urbieta en un empate sin goles, el Gernika solo ha caído a manos de los fabriles. Firmaron tablas también ante Langreo en casa (1-1), y Sporting B (2-2) y Real Unión (1-1) a domicilio, en sendos choques en los que incluso se pudo rascar un premio mayor. Como ya ocurrió en Tabira ante la 'Cultu' (0-1) y en su feudo ante el Calahorra (3-1), con un doblete sensacional de Gorka Larruzea en dos lanzamientos de falta directa que se colaron por la escuadra.

Pero el de este sábado ante el Bilbao Athletic es, si cabe, un triunfo aún más especial. Importante, desde luego. Tanto por el fondo como por la forma. El Gernika, a años luz en todos los aspectos de la factoría de Lezama, puso en jaque a los de Solabarrieta durante la primera mitad, con varias ocasiones que bien pudieron haber acrecentado el 1-0 con el que se llegó al descanso. Tras la reanudación, y especialmente tras quedarse con un jugador menos a los pocos minutos, la dinámica varió. Perdieron presencia con el balón, pero fueron capaces de resistir las pocas acometidas verdaderamente peligrosas protagonizadas por los cachorros. El gernikarra Villalibre fue el encargado de llevar el nerviosismo de nuevo al marcador con su empate. El 'Búfalo' pudo, incluso, haber dado la victoria a los rojiblancos, pero se topó con un inmenso Diego Carrio, que le sacó un mano a mano en el 85'. Lo mismo que hizo Hodei Oleaga ante Pradera con el tiempo cumplido. Aunque el meta rojiblanco no pudo, ya en el descuento, evitar que Mikel Abaroa anotara su segundo tanto de la tarde -quinto en la temporada, pichichi del equipo- y diera rienda suelta a las celebraciones en Urbieta, dentro y fuera del rectángulo de juego.

Los tres puntos, sin embargo, unidos al resto de resultados de la jornada, no sirven para que el Gernika salga de nuevo de la zona peligrosa. Eso sí, afrontan desde el puesto de play-out una serie de enfrentamientos directos que pueden marcar el devenir más inmediato de la competición y que pueden empezar a clarificar mucha la situación en este último tercio de Liga que ahora comienza. Con 25 puntos, el Gernika deberá medirse en las próximas tres jornadas, uno tras otro, a Tudelano (26), Gimnástica (19) y Amorebieta (25). Con el inconveniente de que solo el choque ante los cántabros será al abrigo de su afición.

El Tudelano, al igual que el Gernika, ha entrado en una buena dinámica de resultados en la que solo ha perdido un choque de sus últimos cinco, sumando un empate y tres victorias. La última de ellas, el sábado, tras asaltar Sarriena (1-2) y complicarle un poco más el play-off al Leioa. «Tuvieron una fase un poco negativa cuando cambiaron de entrenador, pero la han dado la vuelta y están sacando resultados», comentaba Urtzi Arrondo sobre su próximo rival. Un triunfo en el Ciudad de Tudela sería un paso de gigante para lograr salir de esa zona peligrosa. Y de paso ganar el average ante los navarros, que en Urbieta lograron empatar a uno.

Superado ese primer escollo, el Gernika recibirá en su campo a la Gimnástica de Torrelavega, que en la tarde de este lunes ha anunciado la destitución de su técnico, Pablo Lago. Junto a él, también abandona el puesto su segundo, Carlos Setién. Los cántabros, ante quienes los forales perdieron por 1-0 en El Malecón, transitan en la penúltima posición y se aferran a las matemáticas para mantenerse con esperanzas. Tres derrotas y tres empates es su escaso bagaje en los últimos seis encuentros.

Precisamente, en la última jornada, lograron arrancar un punto en Urritxe ante el Amorebieta, contra el que el Gernika cerrará esta particular 'trilogía' de enfrentamientos ante equipos de los de 'su liga'. Los zornotzarras son otro de los equipos que en las últimas semanas ha enderezado su rumbo pese a este tropiezo ante la Gimnástica. En la primera vuelta, protagonizaron uno de los múltiples 1-1 que se vivieron en Urbieta. El equipo de Iñigo Vélez de Mendizabal, mucho más solvente en defensa que semanas atrás, no se lo pondrá nada fácil a un Gernika obligado a mejorar sus guarismos lejos de su campo si quiere dar el salto definitivo.

Más aún en un panorama tan igualado como la lucha por la zona baja. Desde los azules, en la 17ª plaza, ocupando puesto de descenso directo, hasta el Sporting B, 10ª clasificado, solo hay cinco puntos de diferencia. «Está el tema muy apretado. Hay equipos que se van a meter ahí seguro», apuntaba Arrondo, pleno de confianza en los suyos: «La gente está con ganas de jugar, con hambre. Y los que no están jugando, están apretando y animando desde fuera. Pero hay que seguir trabajando».