El Gernika busca recuperar sensaciones en Mareo

Aimar busca el remate de cabeza durante el partido de Urbieta. /Mireya López
Aimar busca el remate de cabeza durante el partido de Urbieta. / Mireya López

Los forales visitan al Sporting B en busca de un triunfo lejos de Urbieta que les dé aire en la lucha por salir del descenso

FERNANDO ROMEROGernika

El Gernika se desplaza este sábado hasta tierras asturianas para enfrentarse en Mareo al Sporting B a partir de las 16.15 horas. Un encuentro en el que los forales tratarán de lograr una victoria que matice sus escasos números lejos de casa y que, de paso, compense lo vivido en los dos últimos encuentros disputados de forma consecutiva en Urbieta, donde solo han podido sumar un punto, la pasada semana ante el Langreo.

Los desplazamientos y el acierto goleador, o la falta de él más bien, están siendo el principal debe del conjunto de Urtzi Arrondo. Son uno de los peores visitantes del grupo, así como uno de los que tiene un peor recuento de tantos a su favor. Situaciones que están lastrando al equipo, que no termina de despegar.

Frente al filial sportinguista, los blanquinegros confían en poder dar de nuevo la buena imagen ofrecida en sus últimos desplazamientos, a Durango, Estella y Miranda, todos ellos antes del parón navideño. En Tabira, el Gernika logró su primer triunfo foráneo del curso. En Merkatondoa y Anduva no se pudo sumar por pequeños detalles, pero los forales dieron síntomas de una recuperación que esperan confirmar en Mareo.

Desde hace un par de jornadas, el Gernika cuenta además con un esperado 'refuerzo' para su punta de ataque. La vuelta de Imanol Etxabe después de tres meses lesionado agrega un importante efectivo a la necesitada delantera blanquinegra, donde Abaroa y Pradera tan solo han podido anotar tres tantos cada uno. «Para eso estamos, para ayudar al equipo en todo lo que se pueda. Aunque en estos momentos da igual quien meta, como si marca el portero. Lo importante es sacar los puntos y vernos fuera del descenso», reseñaba el ariete gernikarra en una entrevista a este periódico. «Estamos en un buen momento ahora, pero hay que refrendarlo con puntos. Las sensaciones no son malas, pero sí que necesitamos ganar un par de partidos para volver a tener más confianza y salir de ahí abajo», añadía.

El Sporting B, uno de los llamados a pelear por el play-off, no termina de encontrar tampoco la vía directa hacia la zona alta de la tabla. Es séptimo con 29 puntos, a 6 del Vetusta, cuarto. Los vaivenes en el banquillo, motivados por la salida de Baraja en el primer equipo, han hecho que el equipo ahora dirigido por Isma Piñera pierda el paso y acumule cinco derrotas en los últimos siete encuentros. Aunque logró imponerse a dos de los equipos vizcaínos del grupo, Bilbao Athletic en Mareo (3-1) y Amorebieta en Urritxe (0-1), pero también viene de caer en la última jornada en Sarriena (2-0). «Tenemos que ser más contundentes en defensa y no cometer errores», reclama el técnico de los asturianos. Algo que también pide Arrondo a los suyos, a quienes los despistes y fallos puntuales les han lastrado en exceso esta campaña.

El equipo asturiano tendrá varias bajas para este partido. Mateo, Bertín y Pablo Fernández, lesionados; Carlos Cordero, que está en dinámica del primer equipo, y José Gragera por acumulación de tarjetas. En el Gernika, por el contrario, no hay ningún nuevo contratiempo para el míster. Salvo Altamira, pendiente de la fecha para la operación de hombro, el resto están disponibles.

 

Fotos

Vídeos