El Gernika se asoma al abismo

El Gernika se asoma al abismo
Maika Salguero

La derrota ante el Izarra deja muy tocado al conjunto foral, con opciones mínimas de mantener la categoría

FERNANDO ROMEROGernika

Los gestos y las sensaciones sobre el terreno de juego tras el pitido final en Urbieta fueron más que elocuentes. Por un lado, alegría desbordada, la del conjunto navarro, sabedores de que tenían su objetivo mucho más cerca. Del otro, rostros serios y manos al rostro, tratando de esconder las lágrimas. La derrota por la mínima en el enfrentamiento directo ante el Izarra condena, salvo milagro, al Gernika al descenso a la Tercera División. Los blanquinegros se quedan con 33 puntos, a cinco del puesto de play-out, ocupado por el Real Unión, y a ocho de Arenas e Izarra, con solo 9 por disputarse. Esta segunda derrota consecutiva de los de Urtzi Arrondo ha sido un mazazo tremendo para un equipo, desolado, que la próxima semana debe visitar El Sardinero, donde el Racing querrá festejar su título liguero.

Al encuentro entre vizcaínos y navarros le costó coger ritmo en la primera mitad. Los dos equipos salieron con precauciones, aunque fue el Izarra el que en los primeros compases estuvo algo más incisivo, pero sin llegar a generar tampoco excesivo peligro. Sí que acariciaron el tanto los navarros en el minuto 6 cuando, tras un saque de banda, Hinojosa conectó en el vértice del área pequeña un remate que se marchó alto. Al filo del cuarto de hora, nueva oportunidad para los de Diego Martínez. Valdo, desde la frontal del área, remató potente pero por encima de la portería defendida por Diego Carrio.

0 Gernika

Carrio, Koldo, Ander (Garmendia, 79'), Gorka (Gandiaga, 64'), Carracedo, Torrealdai, Guarrotxena, Parra, Etxabe (Pradera, 80'), Abaroa y Enziondo.

1 Izarra

Iricibar, Eguaras, Martínez, Cabrera, Casado, Cisneros, Sagues, Hinojosa, Laborda (Albisu, 88'), Deivid (Antonio García, 64') y Valdo (Galarza, 77').

gol
0-1, m. 81: Antonio García.
árbitro
Román Román, comité castellano-leonés. Amonestó a los locales Torrealdai, Enziondo, Parra y los visitantes Deivid, Valdo, Antonio García, Martínez.
incidencias
Urbieta, 700 espectadores. En los prolegómenos del encuentro, se hizo entrega del trofeo de Campeón de Liga Vasca al conjunto juvenil del Gernika.

El Gernika empezó a encontrar la vía ofensiva a partir del ecuador de la primera mitad. La primera aproximación peligrosa llegó por banda derecha, en una acción de Enziondo, que sirvió un balón raso al punto de penalti para Etxabe, pero la defensa estuvo más rápida para desviar a córner. En el 27', se reclamó un posible penalti del meta Iricibar sobre el ariete foral, atropellado por el arquero en su salida para despejar de puños. En el rechace, Gorka Larruzea enganchó una volea de primeras que se marchó rozando el travesaño. La respuesta del Izarra llegó al filo de la media hora, con un balón peinado por Laborda que se fue rozando la madera. Y en el 35, una salida en falso de Carrio dejó el balón muerto en el área, aunque los visitantes no supieron aprovecharlo

La oportunidad más clara de toda la primera mitad llegó en el 36', en una buena contra de los vizcaínos. Parra fue el encargado de conducir, abrió el balón para un Enziondo que pisó área y armó un disparo cruzado con mucha intención pero que llegó a desviar lo justo Iricibar para que el cuero se marchara junto al palo cuando ya se cantaba el gol en la poblada grada de Urbieta.

En el 38', Martínez salió con potencia desde su propio campo con el balón controlado y buscó sorprender desde zona de tres cuartos a un adelantado Carrio, pero su lanzamiento no encontró buena dirección. La última acción de la primera mitad tuvo color local, con un disparo de Parra desde la corona del área que terminó en un córner saldado sin consecuencias.

En la segunda mitad, la dinámica no varió en exceso. De inicio, fue el Izarra quien buscó algo más de control y llegada, pero sin claridad. Tras una fase de bastante equilibrio y juego en la zona ancha, el Gernika fue encontrando poco a poco el camino hacia el área de Iricibar, que se acabó erigiendo el salvador de los suyos. En una de las primeras acometidas locales, pasado ya el minuto 60, se reclamó de nuevo un penalti sobre Etxabe por un empujón, pero el colegido no decretó nada. El 9 foral tuvo en sus botas una magnífica ocasión para haber adelantado a los suyos en el 69', pero se topó en el mano a mano con Iricibar. Cinco minutos más tarde, de nuevo Etxabe gozó de otra buena ocasión tras recibir un balón dentro del área, pero Cabrera se lanzó al suelo para despejar justo cuando armaba ya el disparo. En la siguiente acción, un centro chut envenenado de Gandiaga estuvo a punto de colarse en la portería navarra.

Cuando más estaba apretando el equipo de Urtzi Arrondo, llegó el mazazo. Tras un centro lateral, Gorka Laborda conectó un buen cabezazo que repelió Carrio con una gran parada, pero con la mala fortuna de que el balón le quedó muerto a Antonio García, que no tuvo más que empujar para adelantar a los suyos. En los minutos finales, el Gernika lo siguió intentando con insistencia, colgando balones desde cualquier parte del terreno de juego hacia el área navarra. Incluso Diego Carrio subió a buscar el remate en un saque de esquina, pero los esfuerzos de los forales resultaron baldíos.