Gernika y Amorebieta se citan en Urbieta

Gernika y Amorebieta quieren los tres puntos en Urbieta/Mireya López
Gernika y Amorebieta quieren los tres puntos en Urbieta / Mireya López

Los de Urtzi Arrondo buscarán su primer triunfo del curso en un derbi 'vecinal' al que los dos contendientes llegan en una situación delicada

FERNANDO ROMEROAmorebieta

La jornada vespertina del viernes acogerá el segundo de los derbis vizcaínos que se disputan en esta octava jornada de Segunda B, el que medirá a Gernika y Amorebieta a partir de las 18:30. Un duelo entre equipo vecinos que asegura un gran ambiente en las gradas de Urbieta, con una afición local deseosa de ver cómo su equipo les da la primera alegría de la temporada en forma de victoria liguera. Penúltimos en la tabla, con tres puntos, los blanquinegros necesitan empezar a ganar. No mucho mejor acude a la cita el Amorebieta. Los azules tienen siete en su casillero, pero vienen de perder la pasada jornada ante el Leioa en Urritxe. La emoción está servida.

El de Urbieta será un enfrentamiento entre dos equipos con estilos y características bastante semejantes, aunque con matices. Lo que parece claro, a tenor de lo visto hasta el momento, es que el de Urbieta no será un encuentro con muchos goles. Más bien «de mucha disputa, de segundas jugadas, estrategia...», tal y como asegura el técnico local, Urtzi Arrondo. «Espero equivocarme a mi favor», bromea. Y, aunque suene a tópico, «será muy importante quien marque el primer gol, o el que cometa el primer fallo», añade.

En el seno del vestuario blanquinegro no se habla de «urgencias» por lo delicado de la clasificación, pero sí admiten que «tenemos muchas ganas de ganar ese primer partido» que libere a los forales mentalmente. «Las semanas se hacen largas viendo que lo haces bien pero que no llega el triunfo. No es ansiedad, pero sí tenemos ganas de acabar el partido y decir 'por fin'», indica el técnico de Beasain. «Estamos cerca, pero falta ganar para que el equipo coja seguridad en el trabajo. Y qué mejor que en casa, donde estamos haciendo bien las cosas», apostilla. Urbieta, por el momento, solo ha podido ver empatar a los suyos en Liga.

A pesar de las buenas sensaciones transmitidas por el equipo, Arrondo señala que «tenemos que crecer un poquito más». «Nos estamos dando cuenta que con lo que estamos haciendo no nos está valiendo. Cada uno, en su parcela, a nivel de concentración, de acierto, de no cometer errores… tiene que poner un poquito más, dar una vuelta de tuerca más para que, de esa suma, lleguemos al objetivo. Confiamos en que no se haga esperar más», anhela. Ante la situación de su equipo, el técnico tiene claro que «solo hay dos opciones: impacientarse o seguir peleando. Y nosotros vamos a seguir peleando. Estoy seguro de que vamos a tener recompensa».

Este duelo frente al Amorebieta presenta unas estadísticas recientes que, sin embargo, no son especialmente favorables a los de la Villa Foral. Los 'azules' no han perdido en sus tres visitas al feudo gernikarra en Segunda B. De hecho, no saben lo que es encajar un solo gol. Hace dos campañas, los de Urritxe vencieron 0-2, con tantos de Ubis y Joseba Garmendia. Y en los dos últimos precedentes supieron mantener el empate inicial a la finalización de ambos envites.

Sobre su rival, Urtzi Arrondo indica que «ellos han ido cambiando jugadores, pero ahora mantienen el bloque. Empezaron con dudas, pero luego han conseguido encadenar resultados y sumar siete puntos. Aunque vienen de perder la pasada jornada. Es un equipo muy renovado, con gente joven. Les costó empezar pero ahora están con mucha seguridad en el juego. Será un partido importante entre dos equipos que estamos ahí abajo».

Para este derbi, el preparador blanquinegro mantiene la baja por lesión de Kevin Calle, que no termina de recuperarse de su rotura de fibras; y tendrá también la baja por sanción de Enziondo, «uno de nuestros jugadores más desequilibrantes».