Enziondo: «No nos vendrían mal estos cinco puntos»

El propio Enziondo compartió una imagen en redes sociales para señalar que estaba bien. /Twitter
El propio Enziondo compartió una imagen en redes sociales para señalar que estaba bien. / Twitter

El extremo foral acabó en el hospital tras un aparatoso golpe contra una valla en el pasado derbi de Urritxe

FERNANDO ROMEROGernika

Cuando faltaba un cuarto de hora para la conclusión del derbi ante el Amorebieta, se produjo la acción que hizo sonar las alarmas en Urritxe. En un lance fortuito en el que Ibon Enziondo disputaba la pelota con un adversario, el habilidoso futbolista gernikarra salió rebotado e impactó contra una de las vallas publicitarias que rodean el perímetro del terreno de juego zornotzarra. Lo aparatoso del momento hizo pensar en consecuencias más importantes. Aunque finalmente, y como el propio 'Enzi' se encargó de confirmar con un mensaje en redes sociales, todo quedó en un susto. «Solo chapa y pintura», reseñaba.

Tras ser trasladado al hospital para descartar cualquier otro tipo de lesión de mayor alcance, a Enziondo se le ha diagnosticado un leve esguince cervical, además de tener que recibir cinco puntos de sutura en el codo. «No nos vendrían mal esos cinco puntos», bromea el extremo foral, que explica cómo sucedió todo: «Iker Bilbao y yo estábamos al borde de la línea del campo peleando por el balón, él fue a despejar y me tocó un poco. Como íbamos en sprint, pues me caí y me comí la valla. Paré con el codo, por eso tengo la herida. Y luego las cervicales, donde tengo un pequeño esguince». «Me tocó lo justo, me desequilibró… y no tuve tiempo de reaccionar. Me la comí directamente», relata ya pasado el susto. «Me hicieron placas y no tengo nada más, así que contento. Pero el médico me ha visto la herida del codo, y lo tengo infectado, todo rojo. Pensaba que podía ser por los puntos, pero me ha dado antibiótico para que cure», desgrana un Enziondo que no pierde el ánimo en ningún momento.

«En el golpe, entre la hierba, la tierra, la valla… algo se quedó dentro y por eso se puede haber infectado. Ahora, a ver cómo evoluciono estos días. Lo de la espalda en principio está bien, a ver lo del brazo y los puntos, cómo lo tendré. Tendré que ir con precaución estos días por si acaso», afirma con la vista puesta en el próximo compromiso del Gernika, este sábado ante el Leioa en Urbieta.

Sobre la derrota de los suyos en Urritxe, Enziondo no puede más que lamentar lo sucedido en un choque al que los dos equipos llegaban en un gran momento de resultados. «Todavía no habíamos perdido en lo que va de segunda vuelta», se resigna. Durante la primera mitad, el Gernika ofreció una buena imagen, presionando y generando acciones de peligro sobre el área zornotzarra. Una de ellas, protagonizada precisamente por el propio 'Enzi', con bastante polémica, como también se encargó de destacar el míster Urtzi Arrondo en su comparecencia post partido. «El partido lo empezamos bastante bien. Yo tuve una ocasión muy clara, en un penalti que no pitaron», asevera. «Iba ya a chutar, y yo tenía claro que ya era gol porque había regateado al portero. Pero viene Luengo por detrás y me empuja. Y el árbitro me dice que es carga legal. Hombre… era jugada de gol...», resume con vehemencia. «Y luego, al de un minuto, meten gol ellos», añade. Una acción que finalmente quedó en el limbo pese a las protestas blanquinegras. «El línea había dicho que era penalti», se quejaba Arrondo tras el derbi. «Llevamos 27 jornadas y no nos han pitado ningún penalti. Y ha habido muchas situaciones para que nos lo piten», insistía en sus protestas el de Beasain, notablemente airado.

Una derrota contundente ante un rival directo que, junto al resto de marcadores, ha devuelto al Gernika a zona de descenso directo. «Se nos complica un poco más la situación, pero esto es muy largo. Hay que seguir trabajando, no queda otra», lanza Enziondo.