«Era un buen momento para sumar», lamenta Arrondo

Arrondo da instrucciones a sus jugadores desde la banda. /Mireya López
Arrondo da instrucciones a sus jugadores desde la banda. / Mireya López

El técnico del Gernika considera que su equipo hizo méritos suficientes para no perder ante el Barakaldo en Urbieta

FERNANDO ROMEROGernika

El Gernika bajaba este pasado domingo el telón de la primera vuelta de la temporada, y lo hacía con una nueva derrota. Un balance global de 3 triunfos, 7 empates y 9 encuentros perdidos que dejan al equipo en el puesto de playout con 16 puntos, empatado con Tudelano y Amorebieta, uno más que la 'Cultu' y dos por encima del Vitoria, colista. Aunque también a solo uno de la Gimnástica, libre de peligro por el momento. La batalla en el furgón de cola se prevé tremenda en la segunda vuelta.

El fin de semana, los forales cayeron por la mínima ante el Barakaldo en un encuentro trabado que se decantó a favor de los fabriles en los minutos finales, dando al traste con el buen trabajo realizado por los blanquinegros. «Cuando parecía que el partido iba a terminar empate, se han encontrado con la victoria. Y no por arriesgar o merecerlo más que nosotros. Al final, te vas con esa sensación de pena porque has hecho un partido serio para llevarte al menos un punto», resume el técnico Urtzi Arrondo.

Este tropiezo a manos de los de la Margen Izquierda es tan solo el segundo de los de Urbieta en su feudo en esta primera vuelta. «Llevábamos varios partidos seguidos sin encajar. Nos vamos con pena e impotencia porque los equipos de abajo habían pinchado, era un momento bueno para sumar», lamenta el preparador de los forales. «Era nuestro momento porque habíamos encadenado buenos resultados», añade. Una fortaleza como locales que contrasta con los pobres resultados del equipo cuando actúa como visitante. Una victoria y un empate cosechados lejos de casa, en los derbis ante la Cultural y el Leioa. «No me preocupa especialmente el tema de los puntos fuera. Sí que es algo que tenemos que mejorar, porque solo con lo de casa no vale por muy bien que lo hagas. Me preocuparía si hubiéramos hecho malos partidos. Pero hemos hecho buenos partidos, de estar cerca de puntuar en campos difíciles. En esta segunda vuelta vendrán los puntos fuera», manifiesta el técnico de Beasain.

Del duelo del pasado domingo ante los fabriles, se lamenta por la forma en la que llegó el tanto gualdinegro. «Otra vez a balón parado», señala resignado. «Los puntos que se nos han escapado en casa han sido prácticamente en situaciones de balón parado. En una jugada donde hemos hecho una falta innecesaria, probablemente, no hemos defendido bien... un balón muerto, gol, y nos vamos a casa», relata apesadumbrado. En cuando al desarrollo del derbi, para Arrondo «el partido ha ido por los cauces que esperábamos. Han sido dos partes un poco diferenciadas. En la primera hemos sido superiores, sobre todo la primera media hora. Había que empezar fuertes. La intensidad del partido así lo exigía, el rival también». «Y en la segunda, hemos estado 15-20 metros más atrás, nos ha costado más generar situaciones de ataque. Ellos, con más presencia en nuestro campo, han generado más faltas y segundas jugadas, y en una de ellas nos han metido», prosigue.

«El Barakaldo es un equipo importante de la categoría, que está ahí por méritos propios. Sabíamos que ellos no iban a estar incómodos aquí por su tipo de juego, por los jugadores que tiene. Sabiendo que nosotros podíamos estar en su campo, tenían gente rápida arriba para poder hacer peligro. Igual han estado más sometidos en la primera media hora de lo que esperaban, pero han tenido algunas contras gracias a errores nuestros», analiza el míster blanquinegro. «La intención ha sido la misma que en días anteriores, pero enfrente hay un rival que juega también. Seguro que ellos también han dicho en el vestuario que tienen que jugar más adelante. Con poco, ellos han estado más como solemos estar nosotros. Con juego directo, muchas faltas... nos han sacado un poco del partido en alguna situación. No hemos estado finos», reconocía.