«Estamos bastante seguros de lo que estamos haciendo», afirma Arnáez

Arnáez pugna con Javi Alonso durante el derbi ante la Cultural en Tabira./F. Romero
Arnáez pugna con Javi Alonso durante el derbi ante la Cultural en Tabira. / F. Romero

Olvidada ya su lesión de rodilla, el lateral blanquinegro cree que el equipo aún tiene margen de mejora

FERNANDO ROMEROGernika

La banda zurda de los forales es posesión inequívoca de un luchador del fútbol: Igor Arnáez. Lastrado durante su carrera por las lesiones, el de Usansolo disfruta por fin esta temporada sobre el verde, aunque los resultados no terminen de acompañar al equipo todo lo que le gustaría. «Siempre creemos que merecemos más, porque estás viendo las oportunidades que dejas de aprovechar», asevera. Se siente futbolista de nuevo y trata de exprimir cada minuto que le concede Urtzi Arrondo. Que no son pocos. Una lesión en su rodilla que se complicó y le llevó a pasar dos veces por quirófano le tuvo en blanco toda la campaña pasada y parte de la anterior. Incluso se planteó dejarlo. «Pero las ganas de volver a jugar siempre están ahí también», señala el lateral, que tiene al exculé Xavi Hernández como uno de sus grandes ídolos futbolísticos , y al madridista Marcelo como principal referencia en su puesto.

«Era una lesión aparentemente no muy grave de menisco, pero en la recuperación tuve unos problemas que me llevaron a no saber bien de dónde venía el dolor. Con la segunda operación parece que le hemos encontrado el punto. Y ahora voy cogiendo otra vez el ritmo», comenta animoso, rememorando ese pasaje que lastró su prometedora trayectoria. «No fueron momentos fáciles. En el momento, cuando no sabes de dónde viene el dolor, piensas a veces incluso en dejarlo», relata durante la tertulia radiofónica SER Deportivos, conducida por Iñigo Markínez y en la que participa nuestro compañero Javier Beltrán. «No es bajar los brazos, pero en algún momento sí que lo piensas. Sientes un poco de impotencia», añade.

A sus 27 años, Arnáez es un trotamundos del fútbol, especialmente el vizcaíno. Danok Bat, Bilbao Athletic, Lemoa, Amorebieta, Sestao o Barakaldo son los clubes del Territorio Histórico por los que ha pasado. Su proyección le llevó a dar el salto desde el filial rojiblanco hasta el Tenerife, donde llegó a jugar en Segunda División. Pero allí tampoco tuvo fortuna con las lesiones. Apenas 10 partidos con el conjunto canario por un traumatismo renal que se produjo de forma fortuita durante un entrenamiento. «Tras un choque tras un compañero, tuve unas laceraciones en el riñón y el bazo, que me hicieron estar un mes en el hospital y varios más en casa» por precaución.

De regreso a Vizcaya, Sestao y Barakaldo fueron sus siguientes destinos. Vistiendo la zamarra gualdinegra de los fabriles fue cuando se rompió el menisco, en un partido contra el Toledo. El comienzo de un largo calvario. Arnáez se armó de paciencia y quiso ser cauto. Hasta no encontrarse seguro al cien por cien, no quiso arriesgar. «En ese año y medio que he estado parado, llegaban llamadas de entrenadores. Pero como yo veía y sabía que no iba a estar en las condiciones óptimas, les explicaba la situación, y todos me decían que no», comenta.

Así estuvo hasta el pasado verano, cuando pleno de confianza y con la rodilla recuperada, Arnáez recaló en Gernika, donde desde el primer momento ha gozado de la confianza del míster. Titular en prácticamente todos los encuentros que ha disputado, rema junto con sus compañeros para pelear por la permanencia. «Llevamos tres partidos sin perder (1 victoria y dos empates). Las sensaciones son buenas. Tenemos que intentar seguir con esa racha de puntuar. Hay que seguir peleando, queda mucho todavía. Debemos pelear cada partido», indica.

Los blanquinegros están, probablemente, en uno de los mejores momentos de la temporada, posicionado como uno de los candidatos a huir de la quema. Y no es que haya cambiado nada especialmente, más allá de un par de retoques. «Sí que es verdad que hemos ido a más en los puntos que hemos sacado. Pero en el juego hemos mantenido línea. Estamos bastante seguros de lo que estamos haciendo. Ahora sí que es verdad que ha acompañado un poco más los resultados», manifiesta. Por poner algún 'pero' a la trayectoria del equipo, Arnáez señala que «aún no hemos ganado dos partidos seguidos -tampoco los han perdido-. Estaría bien conseguirlo para dar un impulso al equipo», sentencia.