Ander Sáenz: «Me considero más inteligente que físico»

Ander Sáenz: «Me considero más inteligente que físico»
F. Romero

El centrocampista donostiarra cedido por la Real Sociedad debutó ante la Gimnástica con buenas sensaciones

FERNANDO ROMEROGernika

El pasado domingo, en el encuentro que enfrentó al Gernika ante la Gimnástica de Torrelavega, se pudo ver por primera vez en acción a Ander Sáenz, uno de los refuerzos invernales del conjunto foral. Había entrado ya en dos convocatorias, pero aún no se había estrenado. A la tercera, fue la vencida. El centrocampista donostiarra de 21 años, que llegó como cedido desde la Real Sociedad B, partió en el once inicial de Urtzi Arrondo, y durante algo más de una hora de juego se le pudo ver con soltura sobre el verde de Urbieta, pidiendo y manejando la pelota en un encuentro que muchas veces adoleció de demasiado juego directo. Las sensaciones fueron «buenas» en un estreno al que «ya le tenía ganas».

Con el 11 a su espalda, Ander estuvo muy participativo, sobre todo en una primera mitad donde el conjunto gernikarra fue netamente superior. En lineas generales, el centrocampista se muestra «muy contento» con su rendimiento, «las sensaciones fueron buenas». Aunque, como a todos en Urbieta, le queda la sensación de que el partido se les escapó. «Una pena por el resultado, porque hicimos muchas cosas para poder ganar. Si jugamos como lo hicimos, no tengo duda de que los resultados van a terminar llegando», asevera. Antes del inicio del choque, el donostiarra tenía cierto recelo sobre el tipo de encuentro que podría darse ante el cuadro gimnástico. «Pensaba que iba a haber menos espacios, pero una vez que empezamos a jugar, sí que vi que había mas espacios de los esperados, y por eso pedía el balón», comenta a El Correo. Partiendo desde la banda izquierda, Sáenz se ofrecía una y otra vez a sus compañeros, y fue uno de los encargados de manejar la pelota y darle algo de pausa a un choque nervioso e intenso.

«Hicimos mucho daño por bandas. Ahí fue donde creo que deberíamos haber conseguido meter gol. Pero nos costó, y luego ellos se replegaron más. En la segunda parte, ellos cambiaron el sistema y fue más complicado», relata. «El partido estaba para meter un par de goles en la primera parte. Pero no marcamos y luego nos costó. Después, se puso muy peligroso, pero defensivamente estuvimos muy bien y apenas sufrimos», añade Ander. La victoria no pudo darse, y este segundo empate sin goles consecutivo del Gernika es un resultado que, a tenor de lo visto, «no acaba de convencer porque era un partido que estaba para ganarlo».

La llegada de Ander Sáenz al Gernika se produjo durante este pasado mercado de fichajes, convirtiéndose así en el segundo jugador procedente del 'Sanse' en recalar en el conjunto foral este curso. Ya lo hizo en verano el arquero Juanj Garrancho. «Me ofrecieron la posibilidad de venir, y teniendo en cuenta que no estaba teniendo los minutos que quería en la Real, al final opté por salir. 'Pecha' y Ekaitz, que estuvieron el año pasado aquí, me hablaron muy bien del equipo, me recomendaron que viniera. Me habían hablado de que, sobre todo, a nivel humano era un grupo muy bueno, y eso me animó definitivamente», explica. «Me impulsó mucho que estuviera Juanjo (Garrancho), que es compañero. También que conocía ya a varios jugadores, como Parra y Garmendia», apostilla. Como no podía ser de otra manera, «me han acogido superbien». «La situación no es la ideal, pero el equipo lo lleva muy bien. No se nota en el día a día. Todos estamos esperanzados de que los resultados empiecen a llegar y todo se calme un poco», describe.

Ander Sáenz se describe a sí mismo como «un jugador que le gusta tener el balón, me gusta dar el último pase, jugar entre líneas… en general, me gusta repartir juego. No soy un jugador físico, me considero más inteligente que físico». Como meta para lo que resta de temporada, confía en «poder aportar todo lo que tengo, y que me salgan bien las cosas para poder salvarnos».