La escalera de la salvación

Un defensa del Gernika despeja el balón durante el partido ante el Tudelano en Urbieta./F. Romero
Un defensa del Gernika despeja el balón durante el partido ante el Tudelano en Urbieta. / F. Romero

Los ocho puntos separan al 10º del 17º puesto aseguran el baile de posiciones en las próximas jornadas

FERNANDO ROMEROBilbao

La competición está a punto de adentrarse en el último tercio de la temporada y, como se esperaba, este Grupo II de la Segunda B está comprimido a más no poder. Sobre todo en su segunda mitad. Con sorpresas, o no, cada jornada, en cada partido se viene demostrando esa máxima que señala que 'cualquiera puede ganar a cualquiera'. En esa tesitura, los equipos van buscando acomodarse en la clasificación lo mejor que pueden. Pero no lo tienen nada fácil. Tanta igualdad propicia una curiosa circunstancia de la que los más avezados ya se habrán percatado. Desde el décimo clasificado hasta el decimoséptimo hay una diferencia de ocho puntos. Desde los 30 que posee el Sporting B hasta los 22 del Gernika, la cifra va menguando de uno en uno, con la excepción de la 'brecha' que hay entre Arenas e Izarra, donde el salto es de dos.

Una situación que, evidentemente, hace que el baile de posiciones sea prácticamente continuo jornada tras jornada. Nadie se puede despistar. Un triunfo puede hace saltar a uno de los contendientes tan rápido como una derrota puede hacerle perder puestos. Eso es precisamente lo que esperan los clubes que ocupan los peldaños más bajos de esa escalera. Que los de arriba tropiecen y caigan rodando hasta su zona para superarles.

Con la Cultural de Durango algo más descolgada en el farolillo rojo (15 puntos, a 9 de la permanencia), la Gimnástica de Torrelavega (18p.) luchando por no perder el paso y el reforzado CD Vitoria, filial del Eibar, cerrando el trío de cola (20p.), Gernika y Tudelano parecen ahora mismo (22 y 23 respectivamente) los mejores colocados para tratar de ir ganando altura con el paso de las jornadas. El Amorebieta (24) ha conseguido sacar la cabeza y tomar aire tras encadenar dos triunfos y dos empates, superando de paso a los navarros en la tabla. Aunque no pueden relajarse los de Iñigo Vélez, que reciben a la Gimnástica en un enfrentamiento 'a cara de perro'. «Debemos tener tranquilidad porque todavía quedan muchas jornadas», pedía el gasteiztarra.

Esta jornada, en Merkatondoa se vivirá el domingo otro de los duelos directos que afectan de lleno a este tercio inferior. El Izarra (25) recobe a una 'Cultu' que ni mucho menos se da por vencida y no piensa bajar los brazos en ningún momento. Los de Igor Núñez quieren salir de una vez por todas de su dinámica negativa y su sequía anotadora para, de paso, meter de lleno en el lío a su rival. «Estamos siendo ambiciosos, protagonistas durante los partidos… lo que nos lastra es ahora mismo la poca fortuna o lo poco acertados que estamos con la portería contraria», lamentaba el preparador de Llodio.

Por encima de todos ellos, el Arenas (27), al que el triunfo del pasado fin de semana precisamente ante los durangarras en Tabira les ha permitido suspirar aliviados tras nueve jornadas sin ganar. Jabi Luaces ya se encargó de destacar una y otra vez la importancia de los tres puntos conseguidos tras el encuentro. «Es un paso adelante muy importante para el equipo, para volver a coger esa confianza. Va a ser un chute de moral», expresaba el técnico rojinegro.

Real Unión (28), Calahorra (29) y Sporting B (30) se mantienen por el momento en la zona alta de esta imprevisible escalera. Para los fronterizos, probablemente, sea la situación más incomoda. Llamados a estar peleando por la zona noble, este curso no están completando los objetivos previstos. Además, siguen inmersos en la Copa Federación, en la que parecen volcar sus esperanzas, y lo que podría hacerles despistarse en el campeonato doméstico. En el caso del filial asturiano, tras ser la sensación de la campaña pasada, la profunda renovación de la plantilla sufrida este verano y el relevo en el banquillo por los vaivenes en el primer equipo no le han permitido estar al mismo nivel. Los riojanos, mientras, siendo un recién ascendido, están disfrutando de una campaña tal vez más plácida de lo esperado.

Pero que nadie se confíe. Quedan 14 imprevisibles jornadas por delante y ya se ha podido comprobar sobradamente cada semana que este grupo hace honor a lo que de él se espera: competitividad e igualdad a raudales. Los duelos directos, las sorpresas, los tropiezos inesperados… Habrá que estar muy atentos a lo que suceda. La emoción está servida.