Resaca de la jornada 15

Cultural y Gernika, con la flecha hacia arriba

Un momento del partido entre el Gernika y el Arenas./Pedro Urresti
Un momento del partido entre el Gernika y el Arenas. / Pedro Urresti

Sus dos victorias permiten a ambos conjuntos albergar esperanzas de salir de la zona de peligro

JAVIER BELTRÁN

Las victorias de dos de los equipos más necesitados de la armada vizcaína, el Gernika (a un punto del playout) ante el Arenas en el derbi de Urbieta (2-0) y de la Cultural (salvado virtualmente) frente a la Gimnástica en Torrelavega (1-2), les dejan opciones palpables de abandonar la zona roja desde esta jornada 15. Solo a la SD Amorebieta se le resiste salir del atolladero, aunque la visita del Racing (1-3) no era el mejor test donde revitalizarse. Pese a ello, mereció incluso vencer y sumarse a esta ola buenos resultados.

La Cultural noqueó a la Gimnástica 1-2 (Amorrortu, Zenitagoia) para corroborar que perseverar en una idea tiene su recompensa. «Hemos sufrido los últimos veinte minutos. Quizá ellos hayan merecido más al final», reconocía Igor Núñez en la zona mixta de El Malecón después de cumplir una sexta jornada consecutiva sumando puntos y con su arquero, Errasti, de nuevo sobresaliente bajo palos: «Es la primera vez que ganamos fuera de casa, la primera vez que encadenamos dos victorias y la primera vez que salimos de los puestos de descenso», sintetizó el míster durangarra. Su homólogo, el técnico astuariano de la Gimnástica, Pablo Lago, señalaba que «era una oportunidad importante para haber avanzado posiciones. Es difícil digerir una derrota en casa ante un rival que conocíamos». Un rival directo además para Gernika y SD Amorebieta por salvarse de la quema.

El sábado, Luaces no pudo llegarse la victoria de su casa en un envite en el que el Gernika sellaba su segunda victoria seguida en Urbieta y ahuyentaba el farolillo rojo de la clasificación. El Arenas no pudo sacar tajada laminado en inferioridad numérica desde el minuto 58 por la expulsión de Alberto González: «Este grupo es para ir a la guerra con él», lanzaba satisfecho Urtzi Arrondo, al que la piña de un vestuario muy identificado le puede sacar a flote.

La SD Amorebieta apretó para vencer al poderoso Racing y lo cierto es que le inquietó y pudo hacerlo. Solo la efectividad de unos santanderinos con mucha calidad en sus botas se lo impidió. Orozko, en tres ocasiones, Iturraspe y Ortega no acertaron con la portería de un Crespo de dulce. Para colmo, Jon Ander Pérez se citó de nuevo con el gol ante el equipo que le catapultó. «Partido bonito para mí. Sabíamos que iba a ser muy complicado. El Amorebieta nos ha puesto las cosas difíciles, pero lo importante son los tres puntos», señalaba el delantero vitoriano. «Hay partidos donde apenas nos tiran a puerta y en esta ocasión el rival sí tuvo ocasiones. Iván Crespo estuvo acertadísimo y hay que felicitarle por ello. Nos hicieron más daño con las segundas jugadas. Sufrimos un poco, pero en estos campos es difícil no sufrir», reconoció Iván Ania, técnico del Racing.

El Bilbao Athletic, por su parte, escala a la octava posición con el playoff de nuevo a tiro (cuatro puntos) tras golear (5-1) a un Langreo que solo resistió 45 minutos. Villalibre (9 goles ya) e Iñigo Vicente (6 goles y 5 asistencias) comandan a los cachorros, con el trabajo a destajo del resto de media cancha hacia atrás. Gaizka Garitano va solventando las lesiones de hasta seis titulares lanzando a otros jóvenes valores en plena formación.

La SD Leioa sigue haciendo la goma con la zona noble, fallando muy poco y siendo fiable, con Lambea manteniendo la calma sabedor de que el invierno será duro. Se adelantaron con dos goles en la primera mitad de Fran Sota (6 goles) y Garai (4), sus dos piezas más en forma, pero el Izarra se rehizo en el segundo acto para arrancar una equis del piso de Sarriena. El excachorro Gorka Laborda selló el 2-2 ya en el minuto 85. Los azulgranas son quintos con 26, en dígitos de playoff de ascenso.

El Barakaldo, por su parte, suma y sigue sin dar respiro al líder Racing, del que le sigue separando seis puntos. En Tudela, como toda la campaña actual, rindiendo al máximo como bloque, férreo atrás y oportunista arriba. El joven delantero Sergio Benito, cedido del Rayo Vallecano, anotó su sexto tanto al filo de la media hora sirviéndose de un choque fortuito entre dos zagueros navarros. De paso, lastra al Tudelano a sufrir en el sótano de la tabla. «Creo que hemos estado enteros, más de lo mismo... Un pequeño error atrás nos ha penalizado», lanzaba su míster, José Mari Lumbreras. Aitor Larrazabal deslizaba su lectura de la jugada clave: «Benito no ha perdonando con algo de fortuna. Pagola ha decidido que no aumentará el marcador y aunque no hemos cerrado, hemos sumado los tres puntos».

Temas

Fútbol
 

Fotos

Vídeos