Areitio, sin equipo: «Nunca he estado en esta situación»

Markel Areitio./
Markel Areitio.

JAVIER BELTRÁN

Markel Areitio espera sin desfallecer encontrar un equipo antes del 31 de agosto. El ya exportero del Eibar, con pasado en Lezama, se siente casi desamparado: «Esto es una nueva aventura, nunca había estado en esta situación», lanza a EL CORREO con los guantes sin propiedad. De momento, el joven arquero durangarra, de 22 años, se entrena en su pueblo con la Cultural con Errasti e Iván Franco bajo la supervisión de Igor Retozala al que «ya conocía».

Areitio, que fuera portero canterano el Athletic, amante de Valdés y Casillas, que actuaba normalmente como portero del filial del Eibar, CD Vitoria, debutó en Primera hace dos cursos por expulsión de Yoel Rodríguez ante el Sevilla con un 1-1 en Ipurua, sin recibir ningún gol. Ahora se encuentra sin equipo, cortado y con dificultades para encontrar acomodo en un verano plagado de porteros en un alocado mercado. Se ha apuntado a la selección AFE que jugará entre el 9 y el 23 de agosto a la espera de una respuesta afirmativa. Supondría «un buen escaparate. Si no, seguiré en la Cultural, donde mantengo la forma para estar preparado en cuanto salga algo«, desliza Areitio, que aunque ha estado en la agenda de variois clubes de Segunda B, ninguna de las vías abiertas han terminado de cristalizar.

Areitio cuenta con cierta fama. Fue convocado en Copa con el Eibar ante el Celta y en Liga frente a Espanyol y Getafe, por lesión de Riesgo en el hombro y Yoel por la rodilla. Coincidió en las inferiores del Athletic con la colosal competencia de Kepa Arrizabalaga, Álex Remiro y Unai Simón. «Llevaba ocho años casi allí y había que buscar otras cosas», comenta de su salida de la factoría rojiblanca. En el Eibar aguantó hasta junio, pero no hubo acuerdo para una renovación y cesión como deseaba: «No era de recibo estar otro año más en el CD Vitoria en Tercera División. Estuve a expensas del Eibar y no salió», lamenta por ser rechazado ya en el mes de junio. «El tema de Sub23 me está matando», reconoce ante una tesitura tan delicada.

Markel Areitio Cedrún es nieto del mítico guardameta internacional Carmelo Cedrún y sobrino de Andoni Cedrún, dos exporteros del Athletic. Nacido en Iurreta el 7 de septiembre de 1996, Markel se formó en la cantera del Athletic desde los 9 años, salvo dos campañas en edad cadete en las que estuvo cedido en el Iurretako. Además, su padre, Josetxu Areitio, fue entrenador de la Cultural y botillero del pelotari Pablo Berasaluze.

Temas

Fútbol