El canterano del Athletic Yanis Rahmani se cruza la Península para «jugar minutos»

Yanis Rahmani./
Yanis Rahmani.

El futbolista acaba de recalar en el Lugo como cedido

JAVIER BELTRÁNBilbao

El canterano del Athletic Yanis Rahmani, que en verano se anunciaba su fichaje por el Almería de Segunda División por tres temporadas, supliendo a Luis Rioja que recalaba en el Alavés, una vez consumado el ascenso con el Mirandés, acaba sin embargo de recalar en el Lugo, en calidad de cedido. Se ha cruzado toda la Península en diagonal para cumplir su sueño de ser un futbolista de élite. «Lo que quiero es jugar», subraya un extremo izquierda singular, con ramalazos de futbolista talentoso y vertical.

«A última hora ficharon a un jugador por 8 millones, les llamó el Lugo en ese momento y me peguntaron si veía bien irme allí para jugar. Me dieron la opción de quedarme, pero yo lo que quiero es jugar y así que por esa parte estoy contento», desliza Yanis, de 24 años, a este periódico, deseoso de consagrarse en la categoría de plata. El Almería se movía sobre el persianazo del mercado veraniego atando a Juan Muñoz por parte del jeque Turki Al-Sheikh, dueño del club andaluz. El delantero sevillano regresaba al Almería, que también contrataba al extremo inglés Appiah, lo que complicaba la presencia habitual de Yanis en las alineaciones del angoleño Pedro Emanuel. Este volantazo sobre el bocinazo de la ventana de agosto envió como cedidos a Lugo no solo a Yanis Rahmani, sino al central Mathieu Peybernes. Un movimiento que oxigenaba el límite salarial del club andaluz.

Rahmani, vasco-argelino con pasaporte francés, se formó en la factoría de Lezama desde los 8 años antes de debutar en Segunda B en el Sestao River con 19 años. De nuevo en la pretemporada del Bilbao Athletic pasó por dos nuevas cesiones en Tudelano y SD Leioa. Regresó ya libre de ataduras al Sestao River, donde destacó por sus arrancadas y velocidad en la banda izquierda en la temporada 2016-2017, con 37 partidos en sus botas y dos goles que le catapultaron al CD Mirandés, un destino exigente que le ponía a prueba. 11 goles en 34 partidos en el liderato rojillo con Pablo Alfaro de míster y un rendimiento notable en el pasado ejercicio con Borja Jiménez al mando (40 partidos y 8 goles) le enviaba al Almería, que ya estaba interesado en Yanis desde hacía varios meses. En Miranda encontró la estabilidad que anhelaba, centrado en el fútbol y en progresar, en Almería se ha preparado en su pretemporada y ahora, sin mirar atrás, confía en pasar con nota su tránsito por el Anxo Carro. «Seguro que sí, a eso vengo», añade un Yanisn