Villalibre e Iñigo Vicente noquean al Real Unión en familia

Villalibre e Iñigo Vicente noquean al Real Unión en familia
Pedro Urresti

JAVIER BELTRÁNLezama

El Bilbao Athletic despidió la temporada en Lezama con victoria en una cita sin grandes pretensiones, con el playoff de ascenso imposible y con la posibilidad de acabar quintos como mejor botín. 2-0 ante un Real Unión que bordea el descenso con goles de Villalibre y de Iñigo Vicente en un ramalazo de genio. Oleaga realizó hasta cuatro paradas de mérito, sobre todo ante Ceberio y Galán. A los irundarras, que intentaron de todo, les penalizó la falta de tino en los últimos metros y fían todo a la última jornada ante el Tudelano en Gal.

Un Real Unión se jugaba la vida, en puesto de playout apretado por varios contrincantes. En familia, al coincidir con el envite del primer equipo ante el Celta, con 52 aficionados fronterizos y apenas un centenar local, pese al excelente tiempo. Los cachorros arrancaron enchufados, con cuatro saques de esquina en apenas ocho minutos que dejaban claro que el filial no quería convertir el envite en un mero trámite. De hecho, están muy implicados Arenas y Gernika, a los que echó un cable de oro. A los diez minutos, pase de 'El Mago' Iñigo Vicente y Villalibre marcaba su gol 23 de disparo ajustado. El delantero de Gernika, que está a punto de renovar su contrato, encarrilaba el marcador en su primer balón a puerta.

2 Bilbao Athletic

Oleaga; Areso, Murua, Gorka Pérez, Arrieta; Vencedor, Nolaskoain (Salado, min.74); Muñoz (Larrazabal, min.62), Sancet, Iñigo Vicente y Villalibre (Benito, min, 67).

0 Real Unión

Irazusta; Estrada, Etxabeguren, Esnaola, Urkizu; Senar, Ceberio; Alain Eizmendi, Sola (Javi Martínez min. 57), Eneko Eizmendi (Galán, min.71) y Etxaburu.

GOLES
1-0, Villalibre (min. 11); 2-0 Iñigo Vicente (min.78).
ÁRBITRO
Sánchez Alba, aragonés, amonestó a Urkuzu (min. 17), Vencedor (min.20), Nolaskoain (min. 45), Murua (min. 62) y Gorka Pérez (65),
INCIDENCIAS
150 personas

Pero el Real Unión se fue desperezando. Eneko Eizmendi tuvo una ocasión clara, pero cruzó demasiado el balón, con Etxaburu a punto de rebañar la pelota, cuando el juego ponía una marcha más por ambos equipos. El equipo de Solabarrieta, sin presiones ni ataduras, batallando ante el viento, se fue relajando. El Real Unión pidió un penalti de Oleaga a Yoel Sola, con Sánchez Alba a escasos centímetros. Etxaburu remató flojo un cento de Ceberio que abortó Oleaga, con Alain Eizmendi profundizando por el costado derecho. Sola se estrelló contra la espalda de Murua y Sancet remataba alto desde la frontal en unos minutos sin brújula.

El partido se equilibraba con el equipo guipuzcoano sacando la casta tras el arranque vertical de los cachorros. No era para menos viendo cerca el precipicio de la Tercera División. Etxaburu erró otra oportunidad solo de cabeza a centro de Estrada cuando merecía el empate, con los locales desnortados antes del descanso.

La segunda mitad arrancaba de nuevo con dominio del Bilbao Athletic. Iñigo Vicente dejó algún destello de su clase en una jugada personal rematada ante Irazusta, que también atajaba una internada de Areso. Nolaskoain se iba entonando en la medular, con mando y dominio, y Sancet ya sumando rodaje tras su lesión, con cruces con más brío al ir adquiriendo confianza. En el 61, Oleaga sacaba un balón con el pie, como un gato, ejecutado con la testa de Ceberio. De nuevo el Real Unión, a ráfagas, recuperaba del dominio y forzaba a los cachorros con varios córners y dos amarillas a los centrales Murua y Gorka Pérez, obligados a frenar con contundencia avances de los fronterizos.

La entrada de Larrazabal impulsó los contragolpes de los rojiblancos empleando su amplia zancada, aunque sin terminar de concretar ante los irundarras, a los que se les iba acabando el tiempo. A trancas y barrancas, los fronterizos trataban de encajonar a los cachorros, que gestionaban los tiempos. Un tiro de Gorka Pérez obligaba a Irazusta a sacar la manopla, pero a renglón seguido, en el 78, acción individual de Iñigo Vicente, que se fue de su par con clase y velocidad para marcar el segundo y sellar la victoria. En el otro arco, Jorge Galán se topaba de nuevo con Oleaga, que resultó una pesadilla de los visitantes, también desbaratando otros tres remates de Eizmendi, Estrada y Javi Martínez.