Solabarrieta: «Ha sido nuestro peor partido en casa»

El Correo

JAVIER BELTRÁNLezama

El entrenador del Bilbao Athletic, Aritz Solabarrieta, tenía gesto serio tras una derrota inesperada que deja descabalgado a su equipo de la liguilla de ascenso: «Lo peor de todo ha sido la lesión de Gorka (Guruzeta). Mañana le harán pruebas y esperemos que sea lo menos posible. En cuanto a lo de Vivian, que pensaba que se le había salido un hombro, y creo que se ha quedado en un golpe». En el banquillo se sentaron Iñaki González e Iñigo Lizarralde por su expulsión en Langreo, con cierta polémica por la posible marcha de su segundo: «Tengo dos opciones, entrar o no entrar, y no lo voy a hacer», despejó.

Un Solabarrieta que es consciente del mazazo. «Hay que vivirlo y asumirlo, que ellos han estado mejor que nosotros y ha sido nuestro peor partido en casa, ya está», lamentaba el técnico ondarrutarra, pese a las ocasiones marradas por los cachorros. No obstante, tras la victoria en Langreo, Solabarrieta entiende que aún no están «fuera» del todo por la pelea por el ascenso, aunque «las posibilidades son muy pocas». «Hay que levantarse y poder optar a esa cuerta plaza. Todavía quedan tres semanas», añade. Iñigo Vicente salió con un vendaje en el muslo, pero «no» fue la razón de que saliera de suplente, aclaró el míster rojiblanco.

Solabarrieta es sincero y lanza que para este tramo final aún hay aspectos sin resolver: «Nos jugamos todos, los jugadores, los entrenadores, todos. El equipo entrena bien, la dinámica del día a día está francamente bien, y en eso vamos a seguir hasta final de mayo», señala. El Calahorra supone la próxima estación: «Un buen equipo, matemáticamente casi están salvados. El otro día ganamos fuera de casa, hoy hemos perdido en casa, e iremos a intentar ganar», zanjó.