Oleaga salva al Bilbao Athletic ante el Logroñés

Un jugador del Bilbao Athletic avanza con el balón controlado. /Juan Echeverria
Un jugador del Bilbao Athletic avanza con el balón controlado. / Juan Echeverria

Los rojiblancos fallaron una pena máxima mediada la segunda mitad de un partido en el que el protagonista fue el viento

JAVIER BELTRÁNLezama

Gaizka Garitano pasaba un nuevo test este sábado tras el revuelo producido con la Premier U23 y su desencuentro con Amorrortu. La UD Logroñés venía con solo 6 puntos a pesar de la última victoria ante el Real Unión. El incesante viento, acompañado de algo de lluvia, fue protagonista en Lezama tras la tormenta institucional. El Bilbao Athletic, espeso y que erró un penalti lanzado por Iñigo Vicente, y la UD Logroñés, que dispuso de hasta cinco ocasiones en la primera parte, con un Oleaga primoroso, firmaron unas tablas (0-0) difíciles de explicar. La pólvora estuvo tan mojada como la meteorología, sobre todo por parte visitante.

Para potenciar el equipo, bajó de nuevo, como ante el Gernika, Peru Nolaskoain, al que Berizzo no alineó ante la Real. Las bajas de Sancet y Baqué así lo aconsejaban, al margen de la proyección del de Zumaia, al que el técnico argentino quiere ver rodar a sus 19 años. También Hodei Oleaga, que se estrenaba este curso después de la recuperación de Herrerín y que resultó clave en la desapacible tarde de Lezama, salvando los muebles y los 14 puntos en el casillero.

0 Bilbao Athletic

Oleaga; Sillero, Vivian, Gorka Pérez, Rojo; Vencedor (Víctor San Bartolomé, min.46), Nolaskoain, Larrazabal (Oteo, min.85); Iñigo Vicente, Villalibre y Muñoz (Salado, min.65).

0 UD Logroñés

Miguel; Iglesias, Caneda, Bobadilla, Santos (Flaño, min.13); Andy, Carles Salvador, Víctor López (Vitoria, min.78), Rubén Martínez (Ñoño, min.69); Olaetxea y Marcos André.

árbitro:
Perdeiro Puente (cántabro): Amonestó a Vencedor (min. 26), Iglesias (min. 33), Bobadilla (min.36), Sillero (min.55), Flaño (min.74), San Bartolomé (min. 75).
incidencias:
1.500 espectadores

Sobre el verde, la UD Logroñés, en medio del molesto viento que azotaba las instalaciones vizcaínas, arrancó dominante, con presión alta, con la idea de asustar a los cachorros. Sin embargo, amagó primero el equipo rojiblanco: Nolaskoain centra y Villalibre no llega por centímetros al envío, descolgándose entre los centrales. Los riojanos despertaron de nuevo con disparo seco y duro desde la frontal de Marcos André, que había anotado ante el Real Unión. Su chut salió fuera por poco, a la derecha del palo de Oleaga. El Bilbao Athletic estaba sin cintura. Vencedor se incrustaba entre los centrales para el cuero, pero faltaba movilidad. Tan solo las arrancadas de Muñoz por la banda izquierda y el empuje de Nolaskoain entre líneas ofrecían sensación de cierto, aunque tímido, peligro. En medio del viento, racheado, Oleaga sí respondió a remate de Víctor López, cedido del Alavés, en el minuto 23, que estrelló el cuero sobre el espigado arquero de Llodio.

El filial, con el viento en contra y los despejes en defensa que se quedaban cortos, se estiró a partir de la media hora. Iñigo Vicente, por dos veces, lo intentó, aunque el 'Mago' no estaba fino. Miguel Martínez de Corta respondió sin forzarse a esos intentos. Nolaskoain también probó desde la frontal con un disparo que casi sorprende a un Miguel que tuvo que desviar con muchos apuros a córner. Pero el Logroñés no descuidaba su faceta ofensiva y Víctor López, de nuevo, fallaba tras un sombrero. Se le fue alto. Marcos André, tras asistencia de Olaetxea, se topaba con un Oleaga soberbio, sacando la pierna a tiempo ante el avance del punta riojano. Una madera de Andy Rodríguez asustaba con una quinta ocasión riojana en el primer.

En el segundo periodo, Larrazabal remató fuerte y desviado, pero era el Logroñés el que apretaba de nuevo. Vencedor se quedaba en el vestuario y salía Víctor San Bartolomé. En un contragolpe, Muñoz no pudo con Miguel, que atajó el cuero. Cuando peor estaba el filial, penalti en el 64' sobre Iñigo Vicente por derribo de Iglesias en una internada. El propio Vicente lo ejecutaba, pero el veterano Miguel Martínez de Corta lo despejaba, lanzándose abajo a la derecha. Vicente, marca de la casa, protagonizó un zapatazo desde casi la divisoria que salió alto por medio palmo del larguero riojano. El equipo de Sergio Rodríguez, que necesitaba los puntos, buscaba la victoria en un tramo final trabado. Ander Vitoria, en dos amagos, y Larrazabal pudieron deshacer la igualada en un final sellado con mucha agua en el cielo y poco acierto en el verde.