Bilbao Athletic

Oier Luengo coge la delantera

Oier Luengo coge la delantera

Etxebe no arriesgó con Vivian en Fadura ante el empuje del central zornotzarra, que de suplente ha pasado a goleador y ser un fijo en el eje central del Bilbao Athletic.

JAVIER BELTRÁN

Dani Vivian podía haber jugado en Fadura, estaba listo tras superar sus molestias musculares. Pero Joseba Etxeberria decidió no arriesgar, el maltrecho estado del césped de Fadura no lo aconsejaba. No había prisa. Vivian se entrenó con el primer equipo el sábado por la tarde, como el viernes, con total normalidad. Después se acercó a Getxo a ver a sus compañeros mientras la expedición, con Sancet en su seno, despegaba rumbo a Vigo. Su sustituto, Oier Luengo, como ante el Tudelano y frente a Osasuna B, había rendido a la perfección en el once inicial. Encima, el central zornotzarra, repescado este curso de su cesión en la SD Amorebieta, donde se formó desde sus inferiores, marcó de cabeza el gol de la victoria (1-2) ante el Arenas. Antes había robado por piernas un balón que se llevaba a la carrera Jon Etxaniz directo hacia el arco de Ezkieta.

Luengo (11-11-97) coge la delantera, no se despega de la titularidad acompañado por Jon Sillero, contundente en el perfil derecho del eje central. Corría el minuto 88 ante el Arenas cuando en un córner que botaba Unai Vencedor, Luengo se sumaba al ataque para conectar el cuero con su testa impulsándose entre una nube de jugadores y batir a Oinatz Aulestia, un portero curtido en mil batallas. El central zornotzarra enterraba al Arenas y era felicitado con efusividad por todos sus compañeros, que saben cómo persevera un central que se ha tenido que ganar a pulso los minutos en el Bilbao Athletic.

Dos años antes, junto al croata Matej Simic, ahora en las filas del Lleida, formaba el tándem de centrales más joven de Segunda B en la SD Amorebieta. El Athletic le reclutaba en junio para su filial rubricando un contrato por dos temporadas, alertado por la juventud y agresividad de un joven zaguero que no se arrugaba ante nada. Sin embargo, ni con Garitano ni con Solabarrieta contó demasiado ante la competencia de Vivian, Gorka Pérez (este curso en la UD Logroñés) y Murua, y en enero del curso pasado regresaba a Urritxe, como prestado. Anhelaba jugar y suplía la marcha de Aurtenetxe a la Primera División de Australia. Lo hizo para catapultarse de nuevo y regresar en la pretemporada junto a Andoni Tascón, más hecho, con más kilometraje. A ambos les acogía Joseba Etxeberria en su desembarco en el filial, que gestiona una nómina de centrales amplia y versátil: Vivian, Murua, Luengo, más Sillero o Rojo para posibles enventualidades o que Vivian diera el salto al primer equipo. Luengo, de 22 años, sabe que debe explotar o buscarse su futuro en el mes de junio. Un pilar más en un Bilbao Athletic jerárquico en el Grupo II de Segunda B.

Temas

Fútbol