El calvario de Aitor Seguín

Aitor Seguín, en un partido./Athletic Club
Aitor Seguín, en un partido. / Athletic Club

Las lesiones están siendo un grave obstáculo en la carrera de este talentoso extremo del Bilbao Athletic. En las últimas tres temporadas solo ha jugado nueve partidos

JAVIER BELTRÁN

Aitor Seguín (27-2-95) no termina de ver la luz al final del túnel. En estas tres últimas temporadas ha participado en apenas nueve partidos. Las dichosas lesiones, las consiguientes recaídas, las complicaciones constantes, han cercenado la más que prometedora carrera del extremo del Bilbao Athletic. El eibartarra dispone de una zurda prodigiosa, pero no la puede utilizar. Esta temporada se ha quedado a cero su casillero, el único de los 24 jugadores de la plantilla del segundo equipo rojiblanco.

Las lesiones le han dejado en la cuneta reducido a maratonianas sesiones de gimnasio en Lezama para reforzar sis articulaciones. Un Seguín al que se le consideran condiciones técnicas mejores incluso que las de Iñigo Córdoba, enmarcado en una generación potente del 95 junto a los Remiro, Yeray o Williams. En los últimos meses, apenas se ha asomado ratos salteados en las sesiones en el exterior, con Aritz Solabarrieta al mando. Varios especialistas le han testado, sin encontrar hasta el momento una solución. Se le podría tramitar una incapacidad para el fútbol. Un caso parecido al de Javi Soberón hace varias campañas. Otro extremo talentoso de la cantera de Lezama que tuvo que colgar las botas de manera precipitada y prematura por problemas en la cadera no sin antes agotar todas las vías posibles.

Seguín tuvo que volver a parar en talleres el año pasado en el calvario que viene padeciendo, con altibajos en los tres últimos cursos. Las secuelas de la intervención a la que fue sometido para reparar la rotura de cruzado de la rodilla derecha que sufrió en abril de 2016 no han desaparecido del todo. Aquella campaña había jugado en Segunda, a las órdenes de Ziganda, 28 partidos, con 3 goles. El extremo zurdo del Bilbao Athletic reaparecía en enero de 2017, nueve meses después, ante el Barakaldo en Lasesarre. El Athletic le renovaba su contrato el pasado mes de junio, por un año más, con una nueva visita al quirófano. Seguín, un extremo singular, parecido al ahora goleador en Polonia Igor Angulo, al que gusta desmarcarse pegado a la línea de cal, ha visto como sus compañeros Baqué y Sancet se recuperaban de sus respectivas lesiones de cruzados y jugaban en el último tramo del curso, mientras que él debía seguir los partidos desde la grada con escasas esperanzas de romper un injusto y cruel mal fario.

Temas

Fútbol