El 'Búfalo' Villalibre brama de nuevo

Asier Villalibre, en un lance del pasado choque ante el Langreo en Lezama. /Luis Ángel Gómez
Asier Villalibre, en un lance del pasado choque ante el Langreo en Lezama. / Luis Ángel Gómez

Asier Villalibre, pichichi en el Grupo II de Segunda B con el Bilbao Athletic, se reencuentra con su juego tras una última campaña con dos cesiones improductivas

JAVIER BELTRÁNBilbao

El oportunismo de Villalibre, que suma 9 goles en 15 partidos, 14 de ellos como titular, más otros 2 en la Premier U23, y la magia de Iñigo Vicente, seis tantos y cinco asistencias de gol, allanaron la senda de los cachorros ante el Langreo en un 5-1 en el que ambos sacaron pecho. El 'Mago de Derio', vigilado por el Manchester United desde hace varios partidos, es una promesa en ciernes. El delantero de Gernika se revaloriza después de una última campaña casi en barbecho entre Valladolid, donde Jaime Mata le cerró el paso y ahora corrobora su valía en Primera con el Getafe, y en un ya desahuciado Lorca donde no terminó de encontrar su sitio.

Villalibre, que fue internacional desde la Sub16 española a la Sub19 y llegó a jugar con Valverde ocho partidos (seis de Liga en Primera División y dos de Europa League), dejando destellos de su potencial antes de salir cedido al Numancia, se reencuentra asímismo. Con 21 años recién cumplidos, arropado por los suyos y con la báscula a raya, rinde como se le presupone.

El búfalo de Gernika brama de nuevo, aunque sea en Segunda B. En la categoría de plata le negaron los minutos. Era mejor dar un paso atrás. En la pretemporada no se planteó una nueva cesión. Si no se quedaba con Berizzo arriba, descendía al filial para coger carrerilla. Dicho y hecho. Hasta el sábado sumaba 7 goles. Ante el Langreo, sin nada reseñable en el primer cuarto de hora, desatascó el panorama. Villalibre marcaba de cabeza al segundo palo a centro desde la izquierda de Jon Rojo. Casi de la nada, emergió el goleador que lleva dentro. Solo hace falta que lo rescate. Acaba su contrato con el Athletic en junio de 2019.

Pudo marcar un segundo a pase del propio Vicente. Se plantaba solo en su cabalgada plena de potencia, en estampida, dejando contrarios a su paso, ante Elías, que despejaba el peligro con el pie cuando se mascaba el cuarto tanto en la ventosa tarde de Lezama. Con espacios es feliz, de cabeza se va aplicando y su lucha es innegable. Un penalti a Larrazabal significó el quinto de Villalibre, que con confianza lo lanzó al centro burlando al arquero del Langreo. Su hasta ahora técnico en el filial, Gaizka Garitano, es poco amigo de ensalzar a nadie: «El resultado es trabajo de todos, ya que los de arriba no se caracterizan por su trabajo defensivo, los de atrás sujetan el equipo. Es mérito de todos», deslizó.

Villalibre acude regularmente a las sesiones rutinarias del primer equipo. El relevo de Aduriz se debe gestar con Guruzeta a rebufo, Sabin Merino en Leganés, el 'Búfalo' opositando y Azcona creciendo en el Basconia.

 

Fotos

Vídeos