El ex del Bilbao Athletic Unai Etxebarria vuelve al mercado

Unai Etxebarria, en el partido ante el Mirandés./Avelino Gómez
Unai Etxebarria, en el partido ante el Mirandés. / Avelino Gómez

El guardameta de Algorta pone punto final a la temporada tras la eliminación la UD Logroñés, con quien ha disputado el play off

JAVIER BELTRÁN

Unai Etxebarria fue el hombre más destacado de la UD Logroñés en la vuelta de la segunda ronda del play off de ascenso a Segunda División ante el Hércules. Sacó dos balones con los pies y tres con las manoplas cuando se colaban en su arco. Pese a su brillante actuación, el equipo riojano fue eliminado y seguirá una temporada más en la categoría de bronce. Un extremo que deja al portero de Algorta de nuevo en el mercado, libre de ataduras para negociar.

Unai Etxebarria selló antes de acabar la Liga regular un acuerdo de cesión al UD Logroñés desde el Bilbao Athletic, donde acababa contrato el 30 de junio y el club de Ibaigane no renovaba ante la llegada inminente de Jokin Ezkieta, del Barça B y la apuesta por Hodei Oleaga. Dos porteros que estarán en el stage de pretempora a las órdenes de Gaizka Garitano. El arquero getxotarra cubría la baja en el equipo riojano del veterano Miguel Martínez de Corta, lesionado de ligamento cruzado. Una ocasión de reivindicarse ya que el filial rojiblanco estaba en esos momentos instalado en quinta posición sin mayores pretensiones. De hecho, acabó sexto por detrás del Real Oviedo B, mientras Etxebarria se entrenaba en Logroño y ha dado en estas dos semanas de competición un paso más para conseguir una plaza en algún club de Segunda División.

«La situación es un poco atípica por la lesión del capitán y referente del equipo, pero vengo muy preparado y motivado para dar todo al equipo y conseguir el ascenso», comentó Unai Etxebarria en su presentación en Las Gaunas. No ha podido ser y vuelve a la rueda de un mercadeo de jugadores por definir mientras los playoffs de ascenso no se cristalicen con una eliminatoria pendiente.

Unai Etxebarria responde al prototipo de un portero maduro, calmado, de buenos reflejos, con cierta experiencia de su cesión anterior en la SD Leioa y con empaque en el Bilbao Athletic, donde compaginó la portería con Oleaga este último curso. Hubiese sido portero del UD Logroñés de pleno derecho en caso de ascenso a la Liga 123. El meta getxotarra dio un recital bajo palos salvando de una goleada del Hércules en Las Gaunas. Y todo ello con una naturalidad pasmosa. Su nombre ya figura impreso en la agenda de varios clubs potentes de la categoría y como posible refuerzo en entidades que luchan por una plaza en Segunda División.