El Bilbao Athletic se despide del playoff y pierde a Guruzeta y Vivian

El Bilbao Athletic se despide del playoff y pierde a Guruzeta y Vivian
Athletic Club

El Bilbao Athletic soterró cualquier posibilidad de colarse en el playoff de ascenso al caer en Lezama (0-2) ante el Sporting B, que nada se jugaba. Encima, con el peaje añadido de dos lesiones de puntales como Gorka Guruzeta (rodilla) y Vivian (hombro).

JAVIER BELTRÁNLezama

Con Iñaki González de entrenador, escoltado por Lizarralde por expulsión de Solabarrieta en Langreo, y Nolaskoain sancionado, el Bilbao Athletic, que había enderezado su funcionalidad fuera de Lezama, se la jugaba precisamente en su feudo, donde había respondido con solvencia. Pero el Sporting B le salió respondón, corroboró que atesora talento y superó a un filial rojiblanco espeso y desdibujado, salvo los ramalazos de Iñigo Vicente y Guruzeta hasta que cayó en desgracia. Dos golazos terminaron por desarbolar a los cachorros, impotentes y minados en los compases finales.

Areso disparó arriba nada más arrancar y Guruzeta dejó un par de destellos en un duelo de filiales equilibrado en sus compases iniciales, con remate de Morilla sin consecuencias. A los 25 minutos, sin que hubiera pasado nada del otro mundo, Guruzeta daba el susto con un lance con su rodilla derecha en la línea divisoria que, aunque parecía sin consecuencias -de hecho, probaba fortuna con un disparo desde la medular-, a los pocos minutos se tuvo que retirar cojeando, sustituido por Iñigo Vicente. Curiosamente, el mediapunta de Derio lucía un vendaje en el muslo izquierdo.

0 Bilbao Athletic

Etxebarria; Areso, Murua, Vivian (Gorka Pérez, min. 62), Arrieta; Vencedor, Sancet; Larrazabal (Muñoz, min.71), Villalibre, Guruzeta (min.33) y Benito.

2 Sporting B

Christian Joel; Ramón Riego, Villalón, Pelayo, Cordero; Gragera, Pablo Fernández (Iván Elena, min. 62), Pedro Díaz, Chiki (Zalaya, min. 74), Morilla (Garci, min. 85) y Santamaría.

goles:
0-1, Pedro Díaz (min.67), 0-2, min. 70, Morilla
árbitro:
Barrera Santana, tinerfeño, amonestó a Santamaría (min.21), Ramón Riego (min.26), Murua (min.29), Morilla (min. 70) y Vencedor (min.84).
incidencias:
500 espectadores.

Se respiraba poca tensión, como si no hubiera demasiado en el envite. Apenas varias aproximaciones que se morían en el área pequeña. Vivian, que venía de debutar en una convocatoria con el primer equipo ante el Alavés, sacaba dos balones de los pies a Morilla, pleno de brío y potencia. Hubo que esperar al minuto 45 para que Larrazabal casi marcase de cabeza tras jugada de salón de Iñigo Vicente y centro de Arrieta desde la izquierda.

Nada más arrancar el segundo acto, Pablo, casi sin ángulo, probaba los reflejos de Unai Etxebarria . Vencedor casi anotaba de falta, cerca del palo derecho de Joel. El Bilbao Athletic se estiraba y veía como un ex como Gorka Santamaría, en acción personal, casi marcaba de disparo desde la frontal que repelía Unai Etxebarria. Vivian fue atendido con un problema en el hombro izquierdo, en una manital accidentada sin que mediaran entradas fuertes. El bravo central se tuvo que marchar también del terreno, suplido por Gorka Pérez, que reaparecía, dejando una última jugada de raza con la articulación lastimada. Semana de contrastes para el central.

El Bilbao Athletic seguía espeso en ataque. Larrazabal remataba mal tras pase de Villalibre. Y en esas, Pedro Díaz se sacaba de la chistera un golpeo en parábola desde 30 metros por parte de un mediocentro que ya ha debutado con su primer equipo. A renglón reguido, Iñigo Vicente se topó con el palo y Asier Benito no supo aprovechar el rechace. Vicente, ya desatado, metía otra asistencia a Villalibre que a punto estuvo de conectar. Pero el Sporting estuvo más atinado. Morilla, que ya había avisado, en el minuto 70 fusilaba el segundo de tiro raso. Un mazazo del que no se recuperon unos cachorros, que lo intentaban pero sin la soltura habitual ya con el Sporting B encajonado y bien posicionado en defensa. Incluso Iñigo Muñoz desperdiciaba solo un balón franco ya en el minuto 88 y Sancet y Areso, sin mucha fe, fueron incapaces de acortar distancias.