El Bilbao Athletic se atasca en Merkatondoa

El Bilbao Athletic se atasca en Merkatondoa
Montxo A.G.

FÉLIX CASTILLOEstella

El Bilbao Athletic se mostró sólido pero romo en su visita a Merkatondoa para aprovechar los múltiples pinchazos de sus rivales directos y seguir aspirando a posiciones de play-off de ascenso. No pudo ser y no pasó del empate a cero frente a un adversario, con entrenador casi nuevo y que se debatía en la doble moralidad que propiciaba la confianza tras la goleada asestada la jornada pasada en Irún y las dudas de no saber lo que es vencer ante sus aficionados desde el pasado mes de diciembre.

Empezó el partido con jugadas rápidas por parte de ambas escuadras, intentando desnivelar la balanza a su favor. Los navarros, por ser una de sus 'finales' en busca de la permanencia, debían darlo todo ante un público ávido de alegrías. Los bilbaínos querían ese gol de ventaja que no solo encarrilase la contienda sino que provocase las dudas de un rival que se debate en la pelea por la salvación.

0 Izarra

Iricibar, Eguaras, Albisu, Cabrera, Galarza, Casado (Areso min.70), Eneko (Valdo min.77), Cisneros, Laborda, Toni García (Maestresalas min.85) e Hinojosa.

0 Bilbao Athletic

Etxebarria, Areso, Rojo, Murua, Vivian, Vencedor, Muñoz (Larrazabal min.61), San Bartolomé, Villalibre, Benito y Salado (Córdoba min.72).

árbitro:
Iglesias Gutiérrez (colegio cántabro). Amonestó al local Maestresalas y a los visitantes Bartolomé y Vencedor.
incidencias:
Merkatondoa. 350 espectadores.

Con todo, la primera ocasión con intención vino por parte de los cachorros. Villalibre recibió de costado, aguantó al central y, con la ayuda de su corpulencia, pudo girarse y sacar un disparo aunque desviado. Los de Estella tampoco perdían el tiempo. Una buena combinación desde el lateral Eguaras mostró las cualidades en ataque de sus compañeros de tropa. Eneko recibió, devolvió, abrió el juego a Hinojosa y éste centró al área, pero nadie pudo llegar.

Pasada la media hora, el partido seguía sin mostrar gran cosa. Fue entonces cuando Casado intentó sorprender sacando rápido una falta desde su propio campo. Etxeberria estuvo atento a la situación. Poco más hasta que se cumplió el tiempo reglamentario. Toni García, avispado y con ganas de disparar desde lejos, chutó un misil que sobrepasó al portero pero que hizo vibrar el travesaño, convirtiéndose en la ocasión más clara hasta entonces. El delantero sevillano volvió a intentarlo con un lanzamiento de falta desde el borde del área, pero el cuero se marchó desviado, muy cerca de la escuadra.

La charla de los técnicos en el descanso debió de sugerir calma, ya que el ritmo frenético de los últimos minutos del primer periodo desapareció en el arranque de la segunda mitad. Jugadas más pensadas, mantener la posesión, distribuir bien a las bandas y buscar desmarques fueron las premisas de dos conjuntos que parecían estar esperando un fallo del rival para dar el zarpazo definitivo.

Cumplida la hora de encuentro, un córner local mal finalizado brindó una embestida de los bilbaínos que no tuvo consecuencias inmediatas, pero sí posteriores porque ello espoleó al filial rojiblanco a ir a por el encuentro. Dos ocasiones clarísimas a bocajarro pudieron convertirse en el 0-1 para el Bilbao Athletic que se topó con un felino Iricibar, que fue el clavo al que se agarró un Izarra que se dio cuenta que el punto empezaba a saberle a oro.

El Bilbao Athletic empezó a jugar con ritmo, aunque de manera deslavazada, y logró encerrar a un equipo local que tampoco es que defendiera con mucho orden, aunque le ayudó la acumulación de hombres en torno a su área. Un hecho que provocó que el marcador inicial no se moviera, agudizando los problemas en casa de los navarros y alejando las opciones de ascenso de un Bilbao Athletic que se encuentra a ocho puntos del cuarto puesto.