Baqué se suma a la causa

Baqué se suma a la causa

JAVIER BELTRÁNBilbao

Las lesiones de ligamento cruzado han laminado este curso a tres activos del Bilbao Athletic, dos en el arranque de la Liga, en su línea de flotación: Sancet y Baqué, felizmente recuperados ambos y de corto este domingo en Calahorra. El último, Guruzeta, pendiente de operación, caído en combate ante el Sporting B hace una semana. Aitor Seguín sigue su proceso de recuperación en una lesión arrastrada del curso anterior.

El Bilbao Athletic, ya sin la presión del playoff, al igual que un Calahorra ya salvado, noqueó 0-3 en La Planilla a los riojanos, con goles de Asier Córdoba, Iñigo Vicente y del propio Baqué, que marcaba en su regreso tras recuperarse de su lesión de ligamento cruzado siete meses y 13 días después. También Oihan Sancet, al que suplió curiosamente en el minuto 80 el centrocampista durangarra, con lo que ambos acaban la temporada en activo ya pensando en la campaña que viene. Sancet con la primera plantilla y Baqué otro curso con el filial. Los cachorros pueden ser aún quintos, si recortan los dos puntos de ventaja del Oviedo B, ya con el Barakaldo sellando su meritorio cuarto puesto.

Las ausencias de Sancet y Baqué se han notado esta temporada, quizás demasiado como para haber alcanzado la meta del playoff de ascenso. Se trataba de dos de los tres componentes de la medular elegida de saque por Gaizka Garitano en sus planes del pasado mes de septiembre. Encima cayeron en batalla lesionados de larga duración. Solo quedaba en liza Unai Vencedor, que se ha comportado como un veterano. Nolaskoain le ha echado un cable y Víctor San Bartolomé, otra de las perlas de Lezama, se hizo fuerte en el esquema de Solabarrieta, aunque ahora se ha orillado por una lesión de hombro.

Oihan Sancet, el hombre más desequilibrante del Bilbao Athletic, cayó en desgracia en Tanos ante la Gimástica, con ligamento cruzado de su rodilla izquierda, casi sin poder paladear la Segunda B una vez completada la pretemporada con Berizzo en la primera plantilla. La tercera pata de la medular, Iñigo Baqué, dos semanas después. Larrazabal, que lo había tenido en la SD Amorebieta, lo quiso como cedido de nuevo para el Barakaldo, pero Garitano contaba con él. Le daba equilibrio y solidez a la zona ancha. Pero se averió ante el Gernika en Lezama el 22 de septiembre con una lesión similar a la del internacional Sub 19.

El mediocentro de contención durangarra, en la sombra, se ha ido recuperando tras la operación. Ya en las últimas semanas se entrenaba con el grupo e, incluso, en ocasiones con la primera plantilla con absoluta normalidad. En Calahorra llegó su momento. En total, con los 10 minutos disputados en La Planilla, adornados con gol marca de la casa, Baqué ha disputado seis partidos: cuatro de titular en el arranque de la Liga junto a otro de suplente, y 388 minutos globales. Restan dos jornadas en las que podrá seguir rodándose antes de fortalecer la articulación en verano y arrancar la próxima pretemporada como un activo más.