La primera expulsión de la temporada sale cara

Lance del choque ante la UDL en Lasesarre. /Fernando Gómez
Lance del choque ante la UDL en Lasesarre. / Fernando Gómez

El Barakaldo no había recibido ninguna roja hasta el domingo, y le costó la derrota ante el Logroñés

PERU OLAZABALBarakaldo

El duelo que enfrentó al Barakaldo con el Logroñés estuvo marcado por la expulsión de Manel Royo, justo cumplida la hora de juego, y que dejó durante más de media hora a los fabriles con un jugador menos. Los riojanos únicamente tardaron ocho minutos desde la doble amonestación en anotar la diana que supondría la derrota para los gualdinegros. Curiosamente, tras 21 jornadas de liga, es la primera tarjeta roja que ve un futbolista de la plantilla de Aitor Larrazabal esta campaña.

El lateral catalán tuvo que abandonar el césped de Lasesarre tras ser amonestado en dos ocasiones. La primera cartulina amarilla la vio por una falta al borde del área en el minuto 24, y la segunda por otra falta, esta vez, en el costado izquierdo del área de Viorel en el minuto 60. Larrazabal, al término del duelo, asumió que el hecho de quedarse con un jugador menos durante media hora «se ha notado bastante» y añadió que a partir de ese punto «se ha complicado el partido». Aunque también quiso esclarecer que el equipo fue a por el empate y no lo consiguió «por muy poquito» y se sintió satisfecho con la labor de sus jugadores: «Hemos tenido la capacidad de ir hacia arriba y pelear muchísimo con un hombre menos».

Era la primera ocasión en la que un jugador del Barakaldo era expulsado esta temporada. La última vez que un gualdinegro recibió una tarjeta roja fue en la jornada 34 de la temporada pasada, frente al Leioa, el 15 de abril de 2018. La vio Fernando Andrada. Nueve meses después, y con una plantilla totalmente nueva, este factor pilló por sorpresa a los de la margen izquierda, aunque no reaccionaron nada mal. No obstante, el escenario, después de la cartulina roja y el tanto del Logroñés, no podía ser peor para los fabriles, ya que debían asumir un gran reto: Remontar el partido con uno menos, cuando solo han conseguido un punto después de ir por detrás en el marcador y jamás se habían visto en inferioridad numérica.

Hasta este momento, el Barakaldo era el único conjunto del grupo al que no le habían expulsado a ningún jugador durante un partido de liga. La primera tarjeta roja la vio un jugador del Logroñés, Bijimine en la primera jornada contra la Cultural de Durango. Hasta el día de hoy, se han repartido 52 cartulinas rojas, siendo el Vitoria el más perjudicado con seis expulsiones, seguido por el Izarra con cinco y por Racing de Santander, Oviedo Vetusta y Leioa, con cuatro.

Los equipos menos apercibidos en este sentido, además del Barakaldo, son el Logroñés –que únicamente recibió aquella tarjeta roja en el primer partido de liga-, el Mirandés, el Gernika y el Bilbao Athletic, con una cartulina roja cada uno. El último equipo que permaneció libre de expulsiones fue el filial bilbaíno, que se mantuvo hasta la jornada 13 sin recibir ninguna tarjeta roja hasta que el portero Oleaga la vio al finalizar el encuentro por protestar. De esta manera, los gualdinegros han sido durante ocho jornadas el único equipo que no había visto la tarjeta roja. Ahora, solo queda pensar en el próximo compromiso frente a la Real Sociedad, duelo que evidentemente se perderá Manel Royo por sanción.