Iru y Picón se perderán uno de los duelos que más ilusión les hacía jugar

Iru y Picón, en Lasesarre. /Fernando Gómez
Iru y Picón, en Lasesarre. / Fernando Gómez

El central del Barakaldo y el mediocentro del Leioa están lesionados y serán baja en el derbi que enfrentará a sus actuales conjuntos contra sus exequipos

PERU OLAZABALBarakaldo

Barakaldo y Leioa se miden este próximo sábado a las 18:00 horas en Lasesarre. Será un derbi vizcaíno entre dos conjuntos con aspiraciones altas. De hecho, son los dos equipos del territorio que mejor situados están en la tabla. Dos de los jugadores que podrían ser protagonistas en este encuentro, se lo perderán por lesión. Tanto José Picón como Jon Iru han formado parte de las filas de ambos clubes y lamentan no poder estar este duelo que para ellos era «especial».

Jon Iru, centrocampista del club azulgrana de 25 años, que durante las dos campañas anteriores fue un gualdinegro más, sufre unas molestias en la rodilla derecha y ha optado por «aprovechar el parón navideño para descansar». Iru afirma que «era el partido que más ganas tenía de disputar esta temporada, tenía muchas ganas de aportar al equipo y de jugar aquí, para disfrutar del gran ambiente y del partido tan bonito que se vivirá». El mediocentro, en julio de 2014, se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda, por lo que conoce perfectamente el calvario que suponen las lesiones fuertes. Aun así, afirma que está deseoso de que llegue el día del partidopara «darles un abrazo y tener un rato de risas» con sus excompañeros.

José Picón es parte del club fabril desde la temporada pasada. Los dos años anteriores militó en la SD Leioa, por lo que indica que tiene «mucha gente conocida en el equipo como Córdoba, Urtzi, Sota, Polanco o Iru, hay sentimientos encontrados», aunque advierte que «cada uno defenderá lo suyo y nosotros pelearemos para que los puntos se queden en casa». El zaguero también se perderá el derbi por una rotura de cuatro centímetros y medio en los isquiotibiales que sufrió tras un lance frente a la Gimnástica de Torrelavega, lo que le tendrá cinco semanas apartado de la competición, aproximadamente. «Me da mucha pena perderme el derbi y no poder ayudar a mis compañeros durante un tiempo», asume el defensa.

El mediocentro de Bilbao tiene un hilo que le une al Athletic. Es hijo de Patxi Iru, exportero rojiblanco, y ha sido formado durante varios años en Lezama hasta disputar tres campañas en el Bilbao Athletic. «Lezama me hizo aprender como jugador y como persona, en lo que inculcan bastante y les estoy muy agradecido», admite. Después, en la temporada 2016/17, decidió salir al Real Murcia, donde vivió «una época agridulce». «Aunque no me costó aclimatarme y el vestuario me ayudó mucho, no fue mi mejor época futbolística», explica. Esa experiencia solo duró seis meses y acabó recalando en el conjunto de la margen izquierda.

Picón, de 30 años, también dio sus primeros pasos en el club de sus amores, el de su ciudad natal: el Racing de Santander. Con los cántabros llegó a disputar hasta cuatro encuentros en Primera División, y para él fue «lo más bonito que me ha pasado en la vida, al Racing le debo todo lo que soy», agradece. Tras su gran experiencia con los santanderinos, ha formado parte de otros cinco clubes, contando Leioa y Barakaldo. De hecho, llegó a jugar en la segunda división griega con el AO Gyfalda, que lo recuerda como «una etapa muy complicada, estuve seis meses y no llegamos a cobrar ni un mes, nos cambiaban de hotel cada semana porque el club no pagaba ni los hoteles, era un desastre».

A pesar de ocupar plazas privilegiadas en el grupo, los últimos registros de los dos equipos no son muy esperanzadores, aunque ambos jugadores mantienen que «la confianza está intacta». Los azulgranas llevan cuatro encuentros consecutivos sin conocer la victoria, «pero eso nos hace ir con una motivación extra y más en este partido, que es un derbi vizcaíno», declara Iru. Los fabriles, el fin de semana pasado, cayeron derrotados por 2-0 ante el Amorebieta, según Picón porque «Urritxe es un campo con microclima futbolístico, los jugadores del Amorebieta manejan muy bien sus condiciones». A pesar del resultado, «tenemos la confianza intacta, tenemos muchas ganas de sacar los tres puntos aquí en casa y para nosotros sería importante despedir el año de la mejor manera», expresa el zaguero.

Los dos futbolistas indican que ambos conjuntos tienen «bastantes similitudes», en cuanto a poderío defensivo, intensidad y armas ofensivas muy determinantes. Ambos se deshacen en elogios al hablar de su próximo rival, que a su vez es su ex equipo. «A priori pensaba que iba a ser un año más complicado para el Barakaldo, pero me alegro mucho de verles en esta dinámica, les deseo lo mejor, siempre y cuando pierdan contra nosotros», comenta entre risas Iru. José Picón declara que «el Leioa lleva mucho tiempo haciendo bien las cosas pero este año, les veo todavía más fuertes, han fichado buenos jugadores y todo se está viendo reflejado en la gran temporada que están haciendo, va a ser un rival directo toda la temporada».

El del Leioa cree que la clave para llevarse los puntos de Lasesarre pasa por «seguir afrontando los partidos de la misma manera, con mucha hambre, muchas ganas y mucha intensidad». «Será un derbi muy competido, los pequeños detalles marcarán el resultado final y tendremos que estar muy concentrados», añade. Picón indica que tratarán de «sacar todas nuestras armas para ponernos por delante, y una vez arriba en el marcador, a los rivales les cuesta mucho igualarnos».