«Parecemos una familia más que un equipo», resalta Sarkic

Oliver Sarkic posa en una de las porterías de Lasesarre. /Luis Ángel Gómez
Oliver Sarkic posa en una de las porterías de Lasesarre. / Luis Ángel Gómez

El delantero montenegrino, que marcó el gol de la victoria a los fabriles frente al Izarra, asume que el tanto le dio «un plus de confianza de enorme»

PERU OLAZABALBarakaldo

Oliver Sarkic fue una de las grandes sorpresas del pasado verano al llegar al Barakaldo cedido por el Leeds United. La incorporación del delantero montenegrino de 21 años, con recorrido por canteras prestigiosas a nivel europeo, suscitó gran expectación en la afición fabril. Sin embargo, su participación esta campaña es muy escasa y apenas acumula 230 minutos disputados con la zamarra gualdinegra, repartidos en ocho duelos. El de Montenegro, sin embargo, no conoce el significado de la palabra rendición. En el encuentro frente al Izarra, disfrutó de 25 minutos que le sirvieron para anotar su primer gol en liga y acabar con la mala dinámica que arrastraba el cuadro fabril, con cuatro partidos consecutivos sin cosechar ningún triunfo.

Usted ha pasado por canteras muy prolíficas como la del Anderlecht o la del Benfica, ¿ha coincidido con grandes jugadores allí?

En el Anderlecht coincidí con Youri Tielemans -jugador del Leicester- y con Charly Musonda -en el Vittese holandés cedido por el Chelsea-. En el Benfica jugué con Lindelof -zaguero del Manchester United-, Renato Sanches -Bayern de Munich-, Gonçalo Guedes -Valencia-, Ederson -Manchester City- o Nélson Semedo -Barcelona-, entre otros. Además, mi entrenador era Hélder Cristovão, que había jugado en el Benfica, en el Dépor y en el PSG.

Después de su aventura en el Benfica, recaló en el Leeds United que ahora dirige Marcelo Bielsa, ¿qué tiene de especial el técnico rosarino?

En cuanto llegó Bielsa, se notó una diferencia muy grande. Lo que le diferencia del resto es su dedicación, se compromete con el fútbol al cien por cien y más. No deja que nada lo decida la suerte, tiene todo bien trabajado y se ve en los entrenamientos. Los jugadores con él están mucho más agresivos e intensos y se trabaja desde el primer día para conseguir los objetivos, por eso el Leeds ahora está en la posición que está en Championship.

Si se tuviera que definir como futbolista, ¿qué diría de sí mismo?

Soy un delantero al que le gusta bajar, tocar el balón y crear oportunidades para el equipo. Me gusta buscar los espacios libres, romper a la espalda y estar en constante movimiento. Estoy preparado para hacer lo que sea. Por ejemplo, contra el Langreo en el último partido, jugué los últimos minutos de lateral derecho. Mi posición favorita es la de delantero, y si no la de mediapunta, prefiero partir del centro antes que de banda.

Siendo montenegrino y procedente del Leeds, resulta impactante que recale cedido en el Barakaldo, ¿cómo se dio esta operación?

Pues un día me llamó Víctor Orta –director deportivo del Leeds- diciéndome que había una oferta de un equipo de Segunda B, que habían quedado sextos y se llamaba Barakaldo. Me dijo que era un club serio y que el fútbol vasco me iba a venir bien, porque es una mezcla del fútbol español y del fútbol inglés, más directo que el del sur de España. Llegamos a un acuerdo y ha sido un gran paso para mí, por el hecho de jugar a fútbol de verdad, no en sub23.

Su adaptación al club resultaría algo complicada por el idioma, ¿no?

No, porque el año pasado en el Leeds había muchos españoles y yo ya sabía portugués, así que aprendí algunas palabras allí. Además, el míster era Carlos Corberán y hablaba conmigo en castellano, así que con los compañeros estuve genial desde el primer día. Es verdad que soy uno de los más jóvenes aquí, pero siento como si los conociera desde hace años. Somos un grupo muy unido, parecemos más una familia que un equipo. Eso se ve en el campo, luchamos juntos y por eso estamos donde estamos, compitiendo con equipos que tienen mucho más dinero y calidad.

Ha tenido grandes entrenadores, como ha mencionado. ¿Qué opinión le merece Aitor Larrazabal?

Se nota que ha pasado muchos años jugando a fútbol. Entiende muy bien las situaciones de cada jugador, se puede hablar con él de los problemas que tienes dentro y fuera del campo. Traspasa la experiencia que tiene a los jugadores, somos una plantilla joven y parecemos veteranos.

Hasta el momento no ha disfrutado de muchos minutos de juego. ¿Por qué cree que se está dando esta situación?

Llegué el último día de pretemporada y el míster ya tenía el equipo bastante formado. Yo estoy siempre preparado para ayudar al equipo. Claro que quiero jugar más minutos, quiero demostrar que puedo jugar y merezco jugar. Puedo demostrar mucho más, pero cuando no juegas hay un impacto mental.

El anterior encuentro sí que estuvo preparado, porque salió en el minuto 68 y dio la victoria al equipo con un gol trece minutos después. ¿Qué supone ese tanto para usted?

Jugué en una posición más centrada y lo aproveché con el gol. Para mí, es un plus de confianza enorme. Espero que esto me abra las puertas y ahora lleguen todos los goles. Ahora con el gol, la victoria y estando a seis puntos de los quintos, incrementa mucho mi confianza.

Y el equipo, gracias a esa última diana, sale de la mala racha. ¿Cree que podrán mantener las plazas de play off?

La primera vuelta la hemos hecho muy bien. Ahora hemos pasado por partidos complicados y toca jugar contra el Racing, que es el más difícil. Después jugamos dos partidos en casa y tenemos que ganar los dos. Así vamos a demostrar que estamos ahí porque lo merecemos y estoy seguro de que acabaremos en play-offs.