«Ojalá tuviera unos años menos para estar en el verde, ha sido una maravilla», resalta Larrazabal

«Ojalá tuviera unos años menos para estar en el verde, ha sido una maravilla», resalta Larrazabal
Fernando Gómez

PERU OLAZABALBarakaldo

El Barakaldo fue capaz de arañar un empate ante un conjunto con un gran potencial como es el Hércules. Los fabriles, alentados por cerca de 5.000 aficionados en las gradas de Lasesarre, realizaron una gran primera mitad y, tras el descanso, trataron de aguantar el resultado a favor, aunque finalmente los alicantinos fueron capaces de anotar y empatar el choque. A pesar de que tras el 1-1 la balanza se inclina ligeramente a favor del cuadro dirigido por Lluís Planagumà, los gualdinegros están convencidos de poder hacer algo grande y mantienen las esperanzas intactas de cara al encuentro de vuelta.

Aitor Larrazabal se mostró satisfecho con el papel realizado por sus pupilos. «Hemos competido muy dignamente, el primer tiempo a mí me ha gustado muchísimo», expresó. El míster calificó los primeros 45 minutos de los suyos con un «notable» al haber competido «muy bien contra un rival de mucha entidad». El Barakaldo fue holgadamente superior y sacó provecho de su gran actuación al anotar el primer tanto de la tarde, con la firma de Antonio Sánchez. El mediocentro mallorquín todavía no se había estrenado como goleador esta campaña en sus 36 partidos con la zamarra gualdinegra. Sin embargo, apareció para dar alas a su equipo en el momento más crucial de todo el curso. Sobre la primera parte, el técnico de Loiu tan solo lamentó el hecho de no haber podido ampliar la ventaja, ya que dispusieron de varias opciones para hacerlo.

Después del paso por vestuarios, la cosa cambió. Los fabriles cedieron metros y el árbitro señaló numerosas faltas en contra. «Se ha detenido mucho el juego, y a balón parado el Hércules tiene mucho poderío», indicó Larrazabal. Así llegaron las tablas por parte del equipo alicantino, tras una falta lateral y un rechace que cazó Benja dentro del área. El exjugador del Athletic cargó contra el colegiado, que ya tuvo una actuación polémica en un Barakaldo-Vitoria pitando una falta similar que también les costó el empate. Esta vez, «se repite la misma situación y no se ve de la misma manera cuando atacamos nosotros», criticó el técnico. Asimismo, sobre el gran ambiente vivido en Lasesarre, Larrazabal manifestó que fue «inexplicable, a todos nos gusta jugar un partido así, ojalá tuviera unos años menos para estar en el verde, ha sido una maravilla».

Tras este resultado, los dos conjuntos están obligados a salir a ganar en el José Rico Pérez el próximo domingo a las 19:30 horas. «Sabemos que tenemos que hacer un gol allí y a eso vamos a ir, es nuestra misión ahora mismo», apuntó Aitor Larrazabal. El entrenador considera que soportarán bien la presión de jugar ante unos 30.000 espectadores y no cree que la juventud de su plantilla vaya a pasar factura en este sentido. «No tengo duda de que vamos a competir a pesar del ambiente que se va a generar en el Rico Pérez», destacó. Los fabriles tienen una semana por delante para descansar, trabajar y mentalizarse para hacer real el sueño del pueblo de verse en Segunda División. «Vamos a ver quién es capaz de llegar más fresco y sentenciar la eliminatoria», declaró el míster.