El «lamentable» estado del césped de Lasesarre enciende al Barakaldo

Parte del césped donde se aprecia la irregularidad del terreno./L. G.
Parte del césped donde se aprecia la irregularidad del terreno. / L. G.

El técnico Aitor Larrazabal declara sentirse «indignado» por la mala gestión de la nueva empresa de mantenimiento del verde, comparándolo con «una campa»

LAURA GONZÁLEZBarakaldo

Se podía apreciar a simple vista, el césped que lució Lasesarre este domingo en su estreno liguero distaba mucho del aspecto casi inmaculado con el que solía contar años atrás. En algunas zonas como las áreas o la banda más alejada de los banquillos, era más que evidente que el trabajo realizado en él en los últimos meses o semanas no había sido el adecuado. Y es que prácticamente no ha tenido actividad desde el pasado mes de mayo, algo que no se refleja simplemente con echarle un vistazo.

«No hay derecho que desde que el Barakaldo terminara sus entrenamientos la temporada pasada el 18 de mayo, después de acabar la liga el día 13, y salvo el partido contra el Athletic no hemos tocado casi más el césped, que esté así. Es lamentable», declara Aitor Larrazabal, quien alza la voz en nombre de sus jugadores. «No puedo más que quejarme por ellos, porque tengan que jugar en una campa, porque ahora mismo esto no es un césped. No es un terreno de juego para jugadores de Segunda B. Yo sé que cuando las cosas aquí no vayan bien voy a ser el primero en salir de este club, pero ahora mismo el encargado de cuidar el campo debería revisárselo», argumenta el técnico, dejando entrever que debería de tener algún tipo de consecuencias el mal estado del verde, ya que se ha puesto en peligro la integridad física tanto de sus jugadores como de los de su primer rival en casa, el Oviedo B.

El recinto deportivo, de propiedad municipal, contaba para realizar esos servicios con la empresa Cengotita, hasta que hace unos meses el contrato de mantenimiento pasó a manos de otra firma. Ésta intentó paliar el evidente deterioro para el primer partido de la pretemporada, el que llevó hace mes y medio al Athletic hasta el feudo fabril. Para ello se colocaron tepes nuevos, que se han quedado secos, como otras muchas zonas. La gran mayoría de la hierba con la que cuenta Lasesarre es la misma que se colocó allá en 2003, cuando se inauguró el estadio precisamente ante ese mismo rival, a finales del mes de septiembre. Todos los cursos, debido a la actividad y a las inclemencias meteorológicas, ha pasado por épocas mejores y peores, pero nadie recuerda en el club vizcaíno un estado como el actual, y menos a principio de curso, cuando se cuenta con varios meses para poder dejarlo a punto para el arranque de la competición oficial.

Es por ello por lo que Aitor Larrazabal afirma sentirse «indignado» ante una situación que cree que «no es aceptable». Para tratar de que el estado del verde mejorara de cara al inicio liguero, la entidad vizcaína le trasladó sus quejas «a quien tiene que recibirlas» hace ya un tiempo, «pero no vemos que haya mucho movimiento, que quien se encarga de esto lo revierta. Por lo tanto, tengo que decir públicamente que no es de nuestro agrado que el campo siga en estas condiciones».

Respuesta inmediata

Por su parte, desde el Instituto Municipal de Deportes (IMD) de Barakaldo, han afirmado a este periódico que están «trabajando con la empresa encargada para la recuperación del césped». Para ello aseguran que durante las dos próximas semanas se pondrán manos a la obra, «continuando con el tanqueo y el segado del campo». Ayer mismo aseguran haber comenzado con la sustitución de las zonas del área, las que sufren un mayor deterioro, donde se colocarán un total de 60 metros cuadrados de césped. «Para favorecer que el tratamiento sea efectivo, se ha propuesto al club que no realice un uso intensivo del campo durante los entrenamientos, poniéndose a su disposición el campo municipal de Ansio».

Pese a este gran inconveniente el conjunto gualdinegro logró sumar en casa un triunfo en su estreno en la competición doméstica superando al Oviedo B por 2-1. «El equipo ha sido muy solidario y aunque no hemos tenido la capacidad de hacer un juego brillante salvo en algunas fases, tampoco es fácil con el terreno de juego como estaba, hemos logrado los puntos y ser mejores en algunos momentos». Un choque en el que se puso a prueba a la nueva plantilla del cuadro fabril, en la que tan solo cinco jugadores repiten del curso pasado, a falta de otras dos incorporaciones que lleguen esta semana antes de que el viernes se cierre el mercado de fichajes.