Isusi: «Es la asamblea más importante de la historia del Barakaldo»

Isusi: «Es la asamblea más importante de la historia del Barakaldo»
Luis Ángel Gómez

El exdirectivo del gualdinegro arremete contra la Junta Gestora por no publicitar debidamente una cita que considera histórica

PERU OLAZABALBarakaldo

La «asamblea más importante de la historia del Barakaldo», en palabras de Jesús María Isusi, está cada vez más cerca. Este jueves, los socios y socias del cuadro fabril votarán en el Teatro Barakaldo si desean cambiar el rumbo del club y convertirse en una Sociedad Anónima Deportiva. El exdirectivo y cabeza visible de este proyecto presenta su malestar con la actitud de la Junta Gestora por la falta de publicidad de esta cita y reconoce que su mayor preocupación es que los socios y socias acudan a votar. Isusi tiene claro que la reconversión en SAD es la única vía para ascender a la categoría plata.

¿Cómo y cuándo nace la idea de formar un proyecto para convertir el Barakaldo en Sociedad Anónima Deportiva?

La idea nace el pasado junio y, mucho más en serio, desde septiembre, que fue cuando se lo pusimos en conocimiento a la Junta Directiva, porque creíamos que era honrado hacerlo así. Todo esto surge en reuniones de txoko, en esas comidas en las que se habla de por qué no sube el Barakaldo. Y en las respuestas coincidíamos en que es porque no tenemos presupuesto para competir. Entonces surgió esta idea, empezamos a juntarnos una gente y, entre unos cuántos, estábamos dispuestos a aportar el capital social.

¿Cuáles son los motivos por los que se decantaron por la opción de la SAD?

Lo que teníamos claro es que así no teníamos un futuro prometedor. Con el presupuesto que tenemos, no podemos aspirar a subir a Segunda División. A través del club es muy difícil porque el fútbol de Primera División lo tenemos a cinco kilómetros y no tenemos 5.000 o 6.000 socios. Si los tuviéramos, podríamos tener un presupuesto mucho más digno, pero los últimos años no pasamos de 2.000 socios y cada año hemos bajado el número de socios. Pues vamos a darle un poco más de músculo financiero y vamos a resetear todo. Desde el fútbol base, el equipo femenino y, evidentemente, el primer equipo.

¿Cuáles son las aspiraciones o hasta dónde espera llegar con este proyecto?

Conseguir el ascenso a Segunda División, ese es mi sueño. Ya he visto jugar al Barakaldo en Segunda y quiero volver a verle. Esto lo debe querer todo el pueblo. Imagínate jugar contra equipos como el Sporting, el Oviedo, el Zaragoza, el Osasuna, el Málaga… Eso tendría una gran repercusión para el comercio y la economía del pueblo.

¿Qué cosas cree que se han hecho mal en este proceso hasta el día de hoy?

La demora de tiempo. Yo no entiendo porqué no se han acelerado estos plazos, que se podrían haber acelerado. Además, a día de hoy, no hay ningún cartel todavía de la asamblea del jueves. Y no se dijo nada por megafonía en el campo. Y es la asamblea más importante de la historia del Barakaldo. A mí esto me parece contraproducente.

Algo que sí ha generado debate en las asambleas es el deseo por conocer quiénes formáis parte de este proyecto. ¿Por qué se ha decidido ocultar la identidad del resto de integrantes?

Simplemente, por respeto. Imagínate que los socios cogen las acciones y ese empresario no puede comprar las acciones que él estimaba oportunas. Pues quedaría mal. La preocupación no debe ser a ver quién compra del grupo en el que yo estoy, sino que no las compre alguien de fuera. Porque esto es tan fácil como que un extranjero se haga socio del Barakaldo y luego compre todas las acciones, porque no se puede pedir antigüedad a la hora de comprarlas. Le hemos dicho al club que si el jueves los socios votan sí a la conversión, que cierren la inscripción de socios hasta que finalice el proceso, como han hecho otros clubes.

¿Cómo afronta la asamblea del próximo jueves? ¿Cuáles son sus sensaciones?

Tengo muy buenas sensaciones. Hemos hablado con mucha gente y creen que está caducado este modelo de club deportivo y que la única solución es profesionalizarlo. Soy muy optimista. Si no, no nos habríamos embarcado en esto. Mi única preocupación es que vaya la gente y, sobre todo, si es posible, que lo que dictaminen los socios sea muy claro. Si es a favor de la SAD, cuanto mayor sea el porcentaje de gente a favor, más respaldados nos sentiremos todos.