«Había un germen desde hace un tiempo», afirma Orlando Saiz sobre su no continuidad

Orlando Saiz, en la sala de prensa de Lasesarre. /Pedro Urresti
Orlando Saiz, en la sala de prensa de Lasesarre. / Pedro Urresti

El presidente del Barakaldo deja entrever que el conflicto con David Movilla ha sido clave a la hora de tomar la decisión de no presentarse a las próximas elecciones

PERU OLAZABALBarakaldo

Orlando Saiz anunció en la reciente asamblea de socios del Barakaldo que no se presentará a las próximas elecciones en el club fabril. Todo hace indicar que el primer condicionante de que Saiz no continúe al frente del club gualdinegro es la confrontación que tuvo la Junta Directiva con el anterior mánager general deportivo, David Movilla, hace dos años. El todavía presidente, al ser preguntado por cuándo tomó la decisión, ha respondido que «había un germen desde hace un tiempo, por determinadas circunstancias que pasaron en este club y no son agradables, y poco a poco vas tomando la decisión». Una clara alusión a las amenazas e insultos que tanto él como otros miembros de su Junta Directiva recibieron en su momento y que terminó con Saiz interponiendo una denuncia ante la Ertzaintza e, incluso, siendo escoltado por la policía autonómica en Lasesarre. Saiz no ha querido hacer más hincapié en este conflicto, ya que «aunque quede poco, preferimos mirar hacia adelante. Agua pasada no mueve molino», ha expresado.

La destitución de David Movilla trajo consigo una ruptura de la masa social. Había socios que se posicionaron a favor de la actual Junta Directiva y otros respaldaron al anterior técnico. En cuanto al apoyo social recibido, ha preferido limitarse a las causas deportivas. «Esto es fútbol. Si la pelota entra, somos héroes, y si no, somos villanos», ha manifestado. Asimismo, también ha asumido que ejercer este cargo «en el día a día desgasta», sin referirse únicamente al conjunto fabril ya que, tal y como ha indicado, «ser miembro de una Junta Directiva de cualquier equipo de Segunda B o Tercera desgasta siempre».

Orlando Saiz ha sostenido que nadie le ha transmitido su deseo de dirigir el club en los siguientes años, por lo que no conoce de nadie que vaya a presentarse a estas futuras elecciones, al menos por el momento. En el anterior proceso electoral solo se presentó una plancha, por lo que se ha planteado el supuesto de que nadie lo haga esta vez. Los estatutos del Barakaldo recogen que «si nadie se presenta en la primera candidatura, habría que convocar una asamblea extraordinaria para tomar decisiones y, en un periodo de tres meses, se tendrían que convocar de nuevo otras elecciones», ha explicado el todavía máximo mandatario fabril.

Un tema que ha generado gran revuelo en las anteriores asambleas es la futura forma jurídica de la entidad. Es decir, que se mantenga como club deportivo o que, por el contrario, se convierta en una sociedad anónima deportiva tras la llegada de un inversor. El presidente ha indicado que no tiene preferencia por ninguno de los dos modelos, ya que la conversión a sociedad anónima deportiva la contemplaría como positiva «si vienen a trabajar por el bien del Barakaldo».

Realizando un balance general de su mandato, ha transmitido que se encontró una entidad «en muy buenas condiciones» y que «se ha dotado de más medios y más personal al club, para que el que venga se encuentre un pasito más de cómo nos lo encontramos», ha ampliado. La mayor espina que le queda a Orlando Saiz es «profesionalizar la gestión del club». «Siempre lo hemos querido, pero todavía hay mucho por hacer», ha asegurado. Cree que es necesario «aplicar gestión empresarial» y lo marca como un objetivo para la futura Junta Directiva: «El que venga, tendrá que retomar esta línea, en mi opinión».