«Tenía muchas ganas de marcar», afirma Raúl Hernández

«Tenía muchas ganas de marcar», afirma Raúl Hernández
P. Olazabal

El extremo del Barakaldo se estrenó como goleador en el pasado duelo frente al Vitoria

PERU OLAZABALBarakaldo

Ante los constantes llamamientos de Aitor Larrazabal a sus hombres de ataque para que hagan gol y sean más efectivos de cara a puerta, los jugadores de posiciones ofensivas que todavía no habían logrado estrenarse han respondido en tromba. Hace dos jornadas, fue Álvaro Barbosa quien inauguró su cuenta goleadora frente a la Cultural de Durango, tras 23 encuentros en sequía. Solo quedaba Raúl Hernández por anotar una diana -además de Jurgi Oteo, incorporado en enero-. El extremo de Leganés se lo tomó muy a pecho y, en el pasado encuentro ante el Vitoria, marcó su primer gol con la zamarra gualdinegra. Ahora solo piensa en seguir con la racha y hacer más tantos para ayudar al equipo. «Cuando metes el primero, siempre piensas que a partir de ahí vienen todos los demás. Esperemos que sea así», declara.

Raúl Hernández, a sus 24 años, está viviendo su primera experiencia lejos de su casa en Madrid. Admite que los primeros meses fueron «duros, por estar lejos de la familia y los amigos», aunque «tenía ganas de tener una experiencia así, de vivir solo y de crecer en todos los ámbitos», amplia. Esta ambición por ponerse retos nuevos y por estar «en un equipo que siempre está arriba en Segunda B y que tiene que luchar por los play-offs» fue lo que le empujó a firmar por el cuadro fabril.

«Desde el principio, la adaptación fue muy buena, me siento muy a gusto aquí y el trato por parte de los compañeros y del cuerpo técnico es increíble», indica. Este acondicionamiento, en su caso, fue más sencillo y más rápido, ya que convive en el vestuario con otros cinco madrileños. Además, dos de ellos también provienen del mismo equipo, el Rayo B: Sergio Benito y Víctor Villacañas. En cuanto a lo deportivo, Hernández expresa que el fútbol vasco «es más directo, más duro y más competitivo» que el madrileño, por lo que está adquiriendo «lucha y garra».

El último encuentro disputado por los fabriles frente al Vitoria «fue un partido que controlamos prácticamente hasta el final, para mí ha sido uno de los mejores partidos que hemos hecho en Lasesarre», defiende. Sin embargo, el error por el que se escaparon los tres puntos comienza «a partir del dudoso penalti, ellos se hacen más grandes y nosotros no supimos controlar esos minutos», añade. El extremo madrileño también entra a valorar la actuación arbitral y señala que «durante todo el partido, no nos favorecieron, y hubo en jugadas en las que nos perjudicaron gravemente».

A pesar del resultado, este duelo lo guardará en la memoria ya que supuso su debut como goleador. Anotó el 1-0 y se muestra «muy contento de ayudar al equipo». En el momento, relata que sintió «una sensación de muchísima alegría y motivación». Estrenarse como artillero no le obsesionaba, pero afirma que «tenía muchas ganas de marcar porque en pretemporada empecé metiendo goles». Una vez abierta la lata, «los demás vienen solos», garantiza entre risas.

Raúl Hernández logró anotar su primera diana en su décimo partido con el Barakaldo. El extremo derecho ha jugado casi siempre que ha estado disponible, pero su falta de minutos se debe a un esguince de tobillo que le tuvo apartado del verde durante cuatro meses. «Me hice un esguince fuerte contra el Arenas y también cogí un resfriado duro, así que se me juntaron las dos cosas y la recuperación fue mucho más lenta», indica al respecto. Fue una de las lesiones más largas que ha sufrido en toda su trayectoria. Durante ese periodo, sintió mucha impotencia por no poder aportar al equipo. «Es una sensación amarga querer entrar en la dinámica del equipo y ver que no puedes», lamenta.

Actualmente, para afianzarse en los puestos de play-off, es consciente de la falta de goles del equipo y hace un llamamiento a la calma. «Tenemos que aprovechar las ocasiones que tenemos, debemos estar tranquilos y ya las materializaremos», certifica. Aun así, está convencido de sus posibilidades para agarrarse a esa cuarta plaza. Asevera que «depende de nosotros mismos seguir ahí arriba y estamos trabajando y peleando mucho para ganar cada domingo». Aunque también incide en la dificultad que entraña el objetivo, así como en lo meritorio de la hazaña. El primer paso es vencer al Langreo en la próxima cita, donde se juegan «más que tres puntos», sostiene Hernández. El extremo pronostica que ganarán 0-1 y estaría encantado de marcar él mismo el gol de la victoria.