«El equipo necesitaba volver a tener esa confianza», reconoce Larrazabal

El Correo

PERU OLAZABALBarakaldo

Aitor Larrazabal, más aliviado después de cosechar una victoria tras cuatro encuentros sin hacerlo, ha declarado que «era importante volver a ganar porque no éramos ni tan buenos en la primera vuelta ni tan malos en la segunda». Según el técnico de Loiu, han sido merecedores del triunfo frente al Izarra, a pesar de hacerlo por la mínima. Una vez más por 1-0, un resultado que se ha dado hasta en diez ocasiones en esta campaña a favor del conjunto gualdinegro.

El cuadro fabril no ha logrado anotar hasta el minuto 81 en un duelo, a priori relativamente sencillo por las diferencias en la clasificación, aunque Larrazabal era consciente de la complejidad del mismo. «Sabíamos que iba a ser un partido complicado porque el entramado defensivo del Izarra se maneja bastante bien», ha expresado. Asimismo, ha añadido méritos a estos tres puntos dado a que «el campo estaba dificultoso para el equipo que tenga que crear» y a pesar de ello, han tenido «la capacidad de seguir insistiendo».

De esta manera, acaban con la mala dinámica que arrastraban de cuatro partidos consecutivos sin ganar. «El equipo necesitaba volver a tener esa confianza», ha indicado el míster, que también ha destacado la relevancia de «dejar la portería a cero». Son ya diez las veces que el Barakaldo ha cosechado un 1-0, aunque eso ya no le sorprende al entrenador de los de la Margen Izquierda, ya que «nosotros hemos demostrado que no somos un equipo que vayamos a marcar tres o cuatro goles en un partido».

Tras acusar la falta de ambición de los jugadores en la pasada cita en Gobela, hoy el técnico ha sentido que éste «es el Barakaldo reconocible», un equipo que «ha estado bien y arropado por la afición en los momentos clave». El próximo reto es tumbar al líder en su propio campo y Larrazabal no ha negado que «la realidad es que ahora el mismo el Racing está intratable», aunque confía en las posibilidades de su plantilla: «Vamos a intentar ponerle las cosas muy difíciles al Racing, con la intención de sumar algo en El Sardinero».