Derbi sin pólvora en Lasesarre

Dos jugadores pelean por la pelota en Lasesarre. /Mireya López
Dos jugadores pelean por la pelota en Lasesarre. / Mireya López

Barakaldo y Leioa firman un buen encuentro al que solo le faltó pegada por parte de ambos conjuntos

PERU OLAZABALBarakaldo

Barakaldo y Leioa han empatado en un derbi al que únicamente le faltaron goles. El encuentro estuvo plagado de ocasiones, intensidad, ritmo y poderío por parte de ambos conjuntos. Los fabriles llevaron la iniciativa en su estadio, pero no estuvieron acertados de cara a puerta y los azulgranas supieron defender bien el resultado y no dejaron que los gualdinegros les hicieran daño. También los de la margen derecha tuvieron oportunidades para ponerse por delante, pero entre la falta de pegada y los buenos bloques defensivos, el duelo acabó en tablas.

En la primera mitad, los fabriles se hicieron con el dominio del encuentro. Disfrutaron de más posesión de balón, distribuían bien el juego y tuvieron varias ocasiones para abrir la lata, pero no pudo ser. Todo el peligro lo provocaron por la banda derecha, haciendo mucho daño a Morcillo con múltiples internadas.

0 Barakaldo

Viorel, Aguirrezabala, Óscar Prats, Erik Ruiz, Manel Royo; Villacañas (De Paula, min. 82), Carles Marc, Antonio Sánchez, Álvaro Barbosa (Fernán Ferreiroa, min. 70); Sergio Benito y Dopi (Sergio García, min. 78).

0 Leioa

Iturrioz, Aguiar, Aitor Córdoba, Mikel Fernández, Morcillo (Magdaleno, min. 63); Egiluz (Crespo, min.90), Gorka Garai; Monje (Luariz, min. 72), Sota, Polanco; Yurrebaso

árbitro:
Víctor García Verdura, del Colegio catalán. Amonestó a los locales Sergio Benito (min.29), Manel Royo (min. 36) y a los visitantes Morcillo (min.41), Garai (min. 46), Monje (min. 65), Polanco (min. 87)
incidencias:
Lasesarre, con aproximadamente un millar de aficionados

La primera opción de anotar la tuvo Villacañas nada más comenzar el duelo en el minuto dos. El extremo irrumpió desde la derecha, pero cruzó un disparo raso con la zurda, que se fue a escasos centímetros del palo. Comenzaba muy enchufado el conjunto gualdinegro, que la volvería a tener apenas un cuarto de hora después, cuando Jon Aguirrezabala avanzó con el balón hasta la línea de fondo, le otorgó un buen pase a Sergio Benito, que desde dentro del área disparó muy centrado y con poca potencia, por lo que no inquietó en exceso a Iturrioz, que tuvo poco trabajo.

El Barakaldo era dueño del partido, aunque las amonestaciones a Sergio Benito y Manel Royo desconectaron en cierta medida al equipo, que iba de más a menos. De todos modos, tuvieron una tercera ocasión para hacer el primero. Barbosa realizó una buena jugada, de nuevo por el costado derecho, conectó con Dopi, pero el punta, al igual que en la ocasión que tuvo Villacañas anteriormente, disparó cruzado y se marchó fuera. La primera ocasión de peligro del Leioa no llegó hasta pasada la media hora, tras una buena galopada de Yurrebaso, que terminó con un lanzamiento del ariete al lateral de la red.

La segunda parte, los azulgranas empezaron mejor, con dos ocasiones que pusieron en aprietos a Viorel. La más clara, en el 53' por medio de Monje, que se coló casi hasta el área chica y disparó blando a las manos del guardameta. Los primeros diez minutos, los de la margen derecha llevaron la iniciativa, aunque su dominio fue efímero. Los fabriles volvieron a coger el timón de la situación y se volcaron en ataque.

A partir de ese momento, se sucedieron las opciones de anotar para los gualdinegros, pero el gol no llegaba. Lo intentó Villacañas con un disparo que se fue por la derecha de la portería. También Aguirrezabala con centro chut pegado a la banda que tuvo que despejar a córner Iturrioz y Antonio Sánchez con un remate bastante flojo. No obstante, los azulgranas no iban a bajar los brazos y también dispusieron de alguna ocasión menos que su rival. La más clara, una falta botada justo al borde del área que lanzó Polanco por encima del larguero.

En los minutos finales, Sergio García, que había entrado hacía escasos minutos al verde, pudo decidir el derbi en una jugada por banda izquierda que disparó bien pero rechazó Iturrioz a córner. El final del encuentro fue duro, un partido muy físico donde primaba la intensidad antes que la calidad. Ninguno de ambos conjuntos quería subir en exceso las líneas, no querían correr riesgos, a sabiendas de que el punto era reconfortante para ambos y que perder el enfrentamiento contra un rival directo a los dos les supondría un problema.

Más información