Decisión histórica para el futuro del Barakaldo

Imagen de una samblea anterior./E. C.
Imagen de una samblea anterior. / E. C.

Los socios del equipo fabril se sienten contrariados por el hecho de desconocer quiénes están detrás del proyecto por la conversión a sociedad anónima deportiva

PERU OLAZABAL

El Barakaldo se enfrenta este jueves a una asamblea que podría cambiar por completo el devenir del club en los próximos años. Los socios y socias del cuadro fabril votarán por convertir el club en sociedad anónima deportiva o por mantener la actual forma jurídica. El escenario y el horario de dicho evento será el Teatro Barakaldo, a las 19:00 horas en primera convocatoria y a las 19:30 horas en segunda convocatoria. En caso de que la conversión salga adelante, el club gualdinegro se convertiría en el primer conjunto vizcaíno en adoptar esta forma jurídica.

Para llevarse a cabo el cambio, es necesario que acuda, como mínimo, el 10% de la masa social, unas 150 personas aproximadamente. Asimismo, debe ser aprobado por mayoría cualificada, es decir, por dos tercios de los participantes. Cabe recordar que en las elecciones convocadas hace apenas un mes, no se presentó ninguna candidatura. Sin embargo, si los socios y socias deciden mantenerse como club deportivo, se volvería a abrir el proceso electoral para sustituir a la Junta Directiva saliente, presidida por Orlando Sáiz.

El proyecto para darse la conversión a sociedad anónima lo lidera Jesús María Isusi junto a otros tres socios y empresarios de Barakaldo. El exdirectivo ha decidido mantener el anonimato del resto de los integrantes debido a que «si los socios cogen las acciones y ese empresario no puede comprar las acciones que él estimaba oportunas, quedaría mal», tal y como comentó a El Correo. Isusi defiende que con la actual forma jurídica «no tenemos un futuro prometedor» y asegura que la conversión es «la única vía para ascender a Segunda División». A su vez, mantiene que «en los últimos años no pasamos de 2.000 socios y cada año hemos bajado el número de socios», por lo que resulta insostenible tener un presupuesto «digno». El ex directivo garantiza reunir, junto al resto de integrantes de este proyecto, un millón de euros para conformar el capital social, lo cual dotaría al club de un gran músculo financiero.

No obstante, siempre existe un tinte de desconfianza respecto a las SAD, ya que se afronta el riesgo de la entrada de inversión extranjera, que solo vele por intereses financieros y deje de lado los intereses deportivos del club. Isusi arguye que si el Barakaldo finalmente se transforma en sociedad anónima, habrá dos fases a la hora de constituir el capital social. En la primera fase, los socios y socias tendrían la capacidad de comprar un total de diez acciones, con un valor de unos 50 o 60 euros cada una. En la segunda fase, los socios tendrían la libertad de adquirir todas las acciones sobrantes que deseen y en el caso de que no se abarquen todas, Isusi y los otros tres socios aportarían dicha cantidad para evitar la inversión extranjera. Aunque cabe la posibilidad de que «un extranjero se haga socio del Barakaldo y luego compre todas las acciones», tal y como afirmaba el ex directivo a este periódico. Por ello, han pedido a la Junta Gestora que de darse la conversión, se cierre la inscripción de socios para evitar esta situación.

Los socios desean conocer a los integrantes del proyecto

Los socios y socias del club gualdinegro piensan que la conversión saldrá adelante y ven con buenos ojos que la entidad aumente su músculo financiero, pero el hecho de desconocer quiénes son los miembros que están detrás de este proyecto, les produce desconfianza. Jaime Cortazar, ex jugador y ex directivo del equipo relata que tiene «sentimientos encontrados», debido a que cree que «es la mejor salida que hay», pero a su vez alega que existe «cierto temor», por no saber los nombres de todos los que encabezan el proyecto . El historiador apunta que «en esto, la mayoría de gente veterana coincidimos». Xabi Zubiaurre, socio y peñista de Bultza Taldea también afirma que «la mayoría va a votar por la SAD, porque la gente que no está tan favor, no va a votar que no, al ver que no hay nadie que haya querido hacerse cargo del club». Este socio añora la presentación de una Junta Directiva, debido a que de esta manera, «se habría sabido realmente lo que piensa la masa social».

Temas

Fútbol