Carles Marc: «Yo quiero estar aquí no solo el año que viene, sino todo el tiempo que pueda»

Carles Marc: «Yo quiero estar aquí no solo el año que viene, sino todo el tiempo que pueda»
P. Olazabal

El centrocampista se ha convertido en uno de los referentes del conjunto fabril y reconoce que quiere continuar sumando encuentros con la zamarra gualdinegra

PERU OLAZABALBarakaldo

Si hay un jugador en las filas del Barakaldo que se haya convertido en un líder en muy poco tiempo, ese es Carles Marc. Su garra y su ímpetu, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego, le han convertido en uno de los capitanes del equipo y, a su vez, en uno de los futbolistas más queridos por la afición. El mediocentro valenciano, de 31 años, ha vivido todo tipo de experiencias y, a pesar de disputar prácticamente todos los minutos, señala que este es un club especial para él «por el feeling con el club, con los compañeros y con la afición».

- Vino desde Hong Kong hasta Barakaldo, ¿por qué se decantó por esta opción?

- Tenía ofertas del extranjero, tenía una cosa muy, muy atractiva de Rumanía, pero quería volver a España porque cuando deje el fútbol, quiero seguir vinculado a él como entrenador, y los mejores entrenadores están aquí. Cuando el Barakaldo se interesó por mí, enseguida se me iluminó. Me apetecía mucho, es un club histórico y creía que era el momento. Estoy súper feliz de haber tomado esta decisión.

- Es el cuarto futbolista con más minutos de la plantilla, está claro que es uno de los fijos en los esquemas de Larrazabal. ¿Cómo se encuentra a nivel personal?

- Estoy muy contento por la confianza que ha depositado desde el primer momento el cuerpo técnico en mí. Yo intento trabajar todos los días para alimentar mi confianza, porque la confianza no viene sola. Gracias a Dios, siempre he jugado muchísimo, pero sí que es verdad que este año lo destaco y lo destacaré en mi vida por el feeling con el club, con los compañeros y la afición.

- Esa conexión de la que habla le ha convertido en uno de los jugadores favoritos de la afición. ¿Por qué cree que ha conectado tan bien con la hinchada fabril y también con el club, en general?

- Con el club es muy fácil porque, a pesar de ser un club histórico y con peso, todo es muy familiar y la gente es muy cercana. Con la afición no lo sé, son cosas que no se pueden explicar. Estás en el campo y sientes reciprocidad, estás esperando cada dos semanas para jugar en Lasesarre porque se convierte en algo especial.

- Se le ve muy a gusto aquí. ¿El año que viene estará también en el Barakaldo?

No es algo que esconda, yo quiero estar aquí, no solo el año que viene, sino todo el tiempo que pueda, porque he encontrado un sitio en el que estoy feliz y con el que me identifico. Pero eso es decisión del club, no es decisión mía. Ellos ya saben que yo estoy totalmente dispuesto.

- Su liderazgo queda patente tras verle en el calentamiento del equipo en Torrelavega en el pasado partido, cuando usted estaba sancionado. ¿Quién decidió que estuviera ahí y por qué razón?

- Cuando vas cumpliendo una edad, ves que el futbolista no solo tiene que aportar dentro del campo, sino en todos los aspectos que pueda. Es algo muy natural, a mí me gusta estar con mis compañeros, me gusta sentirme partícipe. Fue idea del míster y yo, con muchas ganas y encantadísimo de estar con ellos.

- Al firmar con el Barakaldo, ¿esperaba estar tan arriba?

Es complicado, porque la historia y el peso del Barakaldo te exige estar arriba, pero por economía hay equipos que te aplastan y eso hay que salvarlo. También hay mucho debutante en la categoría en nuestra plantilla, pero el trabajo desde el minuto uno ha hecho que estemos en play-off y hay que reconocer que tiene un mérito espectacular.

- Como bien indicaba, el Barakaldo cuenta con una plantilla muy joven. ¿Cómo ve al equipo y, en concreto, a los más jóvenes? ¿Cómo están llevando la presión de verse tan arriba?

- Yo entiendo que en momentos puede ser complicado debutar en una categoría y que te veas arriba. Hay momentos que esa juventud puede sentir esa presión pero, por otra parte, te puede dar un descaro que hace que te rebeles contra ese poder y luches de una manera más atrevida.