El Bilbao Athletic vuelve a atascarse en Lasesarre

Los jugadores esperan un balón en la frontal del área./Fernando Gómez
Los jugadores esperan un balón en la frontal del área. / Fernando Gómez

Los de Garitano se adelantan en el derbi pero no logran contener en la segunda parte a un Barakaldo que se mantiene en la segunda plaza

LAURA GONZÁLEZBarakaldo

En tablas. Así es como concluyó el derbi vizcaíno en Lasesarre entre el Barakaldo, que buscaba volver a vencer en casa tras el traspié ante el Calahorra, y un Bilbao Athletic venido a menos, que tan solo había sumado un triunfo en las anteriores ocho jornadas. Al final, ninguno de los dos logró llevarse los tres puntos en un choque que dejó mejor sabor de boca a los locales, quienes lograron reponerse del tanto de Morcillo ofreciendo una imagen de equipo compacto y muy vertical.

El derbi arrancó con los cachorros como dueños del balón, mostrando un punto más de velocidad que su adversario. El cuadro fabril pudo complicarse la vida cuando apenas habían transcurrido unos segundos de juego, con un mal despeje del central Arencibia que terminó en una parada de Viorel a disparo de Iñigo Vicente. El cachorro sufrió el marcaje de Carles Marc en zona interior, mientras que la banda derecha del filial la ocupó nuevamente Gaizka Larrazabal, quien actuó en la primera mitad a escasos pasos de su padre, que intentaba corregir los movimientos de los suyos desde el banquillo.

1 Barakaldo

Viorel, Aguirrezabala, Prats, Arencibia, Picón, Carles Marc, Villacañas, Toni Sánchez, Dopico (Sergio García, min.83), Fran García (Sergio Benito, min.60) y De Paula (Barbosa, min.60).

1 Bilbao Athletic

Unai Etxebarria, Sillero, Rojo, Vivian, Murua, Vencedor, Larrazabal (Jurgi, min.78), San Bartolomé (Córdoba, min.87), Villalibre, Iñigo Vicente y Morcillo (Salado, min.73).

goles:
0-1 M57 Morcillo; 1-1 M67 Sergio Benito.
árbitro:
Gálvez Rascón, amonestó a Picón por el bando local, y a Rojo por el visitante.
incidencias:
Estadio de Lasesarre, Medio día de ayuda al club, con unos 1.300 espectadores. Todos los jugadores portaron antes de arrancar el derbi una camiseta en contra de la violencia de género.

Los de Garitano jugaron prácticamente el primer cuarto de hora en las inmediaciones del área local, ante un Barakaldo que se afanaba en cerrar espacios y en lanzarse al ataque cuando el balón pasaba a ser suyo. La primera ocasión del derbi llegó en el minuto 11, con un disparo sin mucha potencia de San Bartolomé. Los rojiblancos, de azul en Lasesarre, se decantaban más por el carril izquierdo, con constantes centros de Morcillo a Villalibre, quien tuvo en sus botas en la primera mitad dos ocasiones de gol. La primera se le fue demasiado alta, en el 29'; la otra, junto antes del descanso, se topó con Viorel bajo palos.

Entre medias, Gaizka Larrazabal y San Bartolomé también lo intentaron, al igual que el Barakaldo. En su caso, la primera aproximación de peligro se produjo en el minuto 25, con un cabezazo de Picón tras un centro desde la izquierda. Pese a la insistencia del exrojiblanco Dopico y de Fran García de conseguir adentrarse en el área de Etxebarria, que sustituía al sancionado Oleaga, lo cierto es que los gualdinegros tuvieron que emplear más sus fuerzas en mantener a raya y controlado al Bilbao Athletic, para intentar así aprovechar alguna oportunidad de sorprenderles y no tener que hacerlo con la losa de un gol en contra.

Más intensidad

Con esa misma mentalidad salió el Barakaldo en la segunda parte, mucho más encima del filial y con más control del balón, en un partido que se volvió mucho más intenso. Pero justo cuando mejor estaban los locales, llegó el tanto visitante. En el 57', en una falta botada por Jon Morcillo rozando el área que se coló incomprensiblemente por debajo de las piernas del meta Viorel, tras haber hecho el gesto para coger el esférico por abajo. Larrazabal no tardó en mover fichas, dando entrada casi de la misma a Sergio Benito, máximo anotador gualdinegro relegado al banquillo en las últimas jornadas, y a Barbosa, para ganar en velocidad arriba.

Los de la margen izquierda no bajaron los brazos, tratando de aprovechar la frescura y el descaro de sus incorporaciones. En el 66', Toni Sánchez culminó una contra con un chut que se le fue ligeramente alto. Justo en la siguiente jugada, Sergio Benito igualó la contienda al recoger solo un pase en el área, para batir por bajo a Etxebarria. Animados por la grada, los jugadores gualdinegros se sentían cómodos, haciendo correr a los rojiblancos y tratando de embotellarlos en su campo. Estos, por medio de Salado, recién incorporado al verde, volvieron a probar al cancerbero moldavo, que esta vez estuvo más acertado en un mano a mano.

Villacañas, uno de los hombres más destacados del partido, contestó con una contra en la que terminó llenándose de balón. Un esférico que le duraba poco en los pies al Bilbao Athletic, y que Toni Sánchez estuvo a punto de colar en la meta visitante en el 84', con un disparo ajustado al palo. De ahí hasta el final ambos conjuntos buscaron sin éxito decantar la balanza a su favor.

Más información