Barbosa mantiene la ventaja para el Barakaldo

Barbosa mantiene la ventaja para el Barakaldo
Daniel Pedriza

NEREA MORALESTorrelavega

El Barakaldo se llevó tres puntos vitales para mantener la distancia con sus perseguidores en la lucha por disputar el playoff de ascenso. En un partido que tenía completamente controlado desde el minuto 32 cuando la Gimnástica se quedó con un hombre menos en el campo, pero que se complicó enormemente ante una meritoria reacción del conjunto torrelaveguense que consiguió igualar el encuentro de penalti.

El partido comenzó con dominio del Barakaldo, que saltó a los campos del Malecón conocedor del resultado del filial del Real Oviedo que, tras su victoria matinal, se colocaba a tan solo un punto del conjunto fabril. Sin embargo, la primera ocasión clara del encuentro fue para la Gimnástica. En el minuto 7, un pase en profundidad atravesaba a la defensa barakaldesa dejando solo a Primo en un mano a mano ante Boian que salvó en primera instancia el disparo del delantero y posteriormente el rechace que llegó a los pies de Diego Rozas.

1 Gimnástica

Álex Ruiz, Camus, Jaume Pol (Dani, 46'), Ramiro, Luis Alberto, Cusi, Leandro, Palazuelos, Primo, Alberto (Fer, 46') y Rozas.

3 Barakaldo

Boian, Óscar, Galán, Osmar, Ruiz, Sánchez, Oteo (De Paula, 61'), Ferreiroa, García (Barbosa, 72'), Villacañas y Sarkic (González, 83').

goles:
0-1, m.10: Oteo; 1-1, m. 71, Borja Camus de penalti; 1-2, m.88, Barbosa; 1-3, m.80, Barbosa.
árbitro:
Daniel Pastoriza Iglesias. Amonestó a los locales Lean en dos ocasiones (expulsado en el 32), Óscar, Cusi, Camus, Fer y Ramiro. Fue expulsado el local Cristian Moreno, en el banquillo, por roja directa en el 68'.
incidencias:
El Malecón. 2.800 espectadores.

La Gimnástica perdonó y acabó pagándolo caro, ya que minutos después el Barakaldo conseguía su gol. Un disparo de Oteo sin aparente peligro desde la frontal del área tocaba en un defensor local desviando la trayectoria del balón, que se introdujo en la portería sin que Álex Ruiz pudiera hacer nada para evitarlo. Tan solo un minuto después pudo llegar el segundo gol visitante en un mano a mano de Sarkic que salvó el guardameta gimnástico con una buena intervención. Tras unos minutos alocados con oportunidades en ambas porterías, el partido pareció entrar en una fase algo más calmada en la que la Gimnástica intentó sobreponerse a un resultado adverso que la condenaba al descenso a Tercera División.

El equipo torrelaveguense intentó acercarse con peligro a la portería defendida por Boian, pero apenas creaba problemas a la defensa del Barakaldo. En el minuto 33 llegó la jugada clave del partido cuando en una entrada Lean veía su segunda tarjeta amarilla y dejaba a su equipo con un hombre menos durante una hora. Esa expulsión sacó del partido a la Gimnástica que, en inferioridad numérica y a remolque en el marcador, se veía al borde del precipicio. Por su parte, el Barakaldo se dedicaba a contemporizar y a esperar su momento para sentenciar una victoria que parecía que no se le podía escapar.

En el segundo tiempo, la Gimnástica varió su esquema táctico y asumió riesgos jugando con solo tres defensas dada su extrema necesidad clasificatoria. Por su parte, el Barakaldo se dedicó a controlar el ritmo del partido y a esperar su oportunidad para marcar un segundo gol que resultara definitivo. En el minuto 60, el protagonismo del partido pasó del terreno de juego a la grada por un enfrentamiento entre aficionados de ambos equipos, teniendo que intervenir las Fuerzas de Seguridad.

El partido, que parecía completamente muerto, dio un giro de 180 grados en el minuto 70 cuando el colegiado señaló un penalti por mano de Galán que transformó Camus, llevando la igualada al marcador. A partir de ese momento el partido enloqueció con dos equipos que necesitaban los tres puntos. La Gimnástica, a pesar de la inferioridad, tuvo oportunidades para haberse adelantado en el marcador e incluso reclamó otro posible penalti sobre Palazuelos. Sin embargo, el Barakaldo, cuando más sufría, acabó llevándose la victoria a través de su mejor arma: el contragolpe. En tan solo dos minutos, Álvaro Barbosa, que acababa de entrar pocos instantes antes, culminó dos contras para dar la victoria al conjunto vizcaíno en los minutos finales del choque para mantener los cuatros puntos de ventaja sobre el Oviedo Vetusta.