El Barakaldo quiere desquitarse ante el Calahorra

El Barakaldo quiere desquitarse ante el Calahorra
Mireya López

«El nivel de presión empieza a afectar a algunos jugadores», asume Larrazabal

PERU OLAZABALBarakaldo

El Barakaldo tiene por delante este domingo ,(17:00h) un «envite complicado», en palabras de su míster, Aitor Larrazabal. Tras el tropiezo de la pasada semana en Lasesarre ante el Sporting B, los fabriles deben sacar a relucir los argumentos que les han colocado con 51 puntos y que les mantienen como cuarto clasificado. Su rival, el Calahorra, es decimotercero, y su objetivo inminente es certificar la permanencia. De alzarse con el triunfo ante los gualdinegros, «se alejarían casi de forma definitiva de los puestos de abajo», apunta Aitor Larrazabal. Ambos se cruzarán en La Planilla en un choque donde «el que menos errores cometa se llevará el gato al agua», asegura el técnico de Loiu.

El cuadro fabril llega a este encuentro tras caer frente al Sporting de Gijón B en casa (0-1). Larrazabal admite que «el lunes fue duro porque sufrimos una derrota inesperada». «No fue nuestro mejor partido, pero no hicimos un partido como para haber perdido y esto siempre escuece», amplía. El Calahorra, sin embargo, regresa a La Planilla después de batir a la Cultural de Durango por 1-2 con un tanto de Goñi en el último minuto del añadido. Esta victoria les permite coger oxígeno y alejarse a cinco puntos del play-out y a siete del descenso.

Aitor Larrazabal indica que el principal arma de los riojanos es el contrataque, una faceta en la que destaca a jugadores veloces como Carralero, Obieng o Ubis. El de Loiu prevé que «nos darán el balón para que la posesión la llevemos nosotros». Además, incide en que les pondrán «las cosas difíciles» como ya hicieron a la ida en Lasesarre, cuando los calagurritanos se llevaron los tres puntos al vencer por 1-2.

A pesar de las diferencias en la clasificación, para Larrazabal «no hay favoritos». «Ellos juegan en casa con el apoyo de su afición y estarán alentados por su última victoria. Nosotros jugamos fuera de casa, donde tenemos un bagaje muy positivo», explica. No obstante, los pupilos de Miguel Sola no han ganado en ninguno de sus últimos tres encuentros en La Planilla. Y de los últimos nueve, tan solo se han llevado los tres puntos frente al Oviedo Vetusta. «Fuera de casa tenemos unos números muy buenos y seguiremos apelando a ese modelo de juego para estar organizados y explotar nuestras armas al contrataque», manifiesta el míster gualdinegro.

Sin embargo, en Lasesarre los registros son peores. Esto, según Larrazabal, se produce porque «en casa hay a algunos jugadores que se les nota el miedo a fallar, por lo que el hecho de jugar fuera nos puede aliviar». La juventud de la plantilla -la segunda más joven solo por detrás de la Cultural de Durango, a excepción de los filiales- puede afectar en estos casos, aunque el entrenador confía en «volver a tener los estímulos necesarios para volver a tener una victoria que nos afiance en el puesto en el que estamos». Para este duelo, Larrazabal cuenta con todos su efectivos excepto con Arencibia por lesión y Antonio Sánchez por cinco amarillas.