El Barakaldo pone fin a una racha al alcance de pocos

El Barakaldo trató por todos los modos el domingo de amarrar algún punto en su feudo. /Luis Ángel Gómez
El Barakaldo trató por todos los modos el domingo de amarrar algún punto en su feudo. / Luis Ángel Gómez

Lasesarre se reencontró el domingo con la derrota casi año y medio después, tras 23 partidos consecutivos sin dejar escapar los tres puntos, algo propio de clubes como el Barça

LAURA GONZÁLEZBarakaldo

Algún día tendría que llegar. Esa fue la sensación de muchos el pasado domingo cuando el árbitro decretó el final del partido en Lasesarre. El Barakaldo había sufrido la primera derrota de la temporada en casa ante el Racing, el primer traspiés al abrigo de la parroquia gualdinegra desde hace casi año y medio. Precisamente el conjunto cántabro, que se llevó el triunfo por la mínima y de penalti, hubiera sido el penúltimo escollo para poder llegar a alcanzar esa cifra redonda, que se hubiera cumplido a finales de este mes, tras la visita del Langreo al feudo vizcaíno.

Y es que fue el pasado 30 de abril de 2017, con Arconada en el banquillo local y ante el Leioa, cuando el Barakaldo había claudicado en casa por última vez hasta la visita del actual líder. Era la antepenúltima jornada, y José Ramón, en el 85, tan solo pudo acortar distancias después de los tantos de Jorge García y Xesc, todos ellos en la segunda mitad, y con el conjunto azulgrana en inferioridad numérica desde poco antes de pasar por el vestuario, debido a la expulsión de Sergi Arimany. A partir de ese día, con el cuadro fabril en tierra de nadie, y hasta el pasado domingo, en play-off, Lasesarre no había vuelto a contabilizar ninguna derrota en Liga.

Una racha que arrancó a mediados de mayo de 2017, con el empate a uno ante el Rayo Majadahonda. Luego se contabilizaron otras siete igualadas, algunas destacadas como el 1-1 frente al Bilbao Athletic, con gol de Unai Simón en los últimos minutos, o el 2-2 ante el Burgos, en el que los gualdinegros se adelantaron en dos ocasiones en el marcador. En cuanto a victorias, sumaron casi el doble, un total de 15. La última, hace dos semanas frente al Arenas, gracias al tempranero gol de Sergio Benito. La mejor racha como local se produjo a comienzos del pasado curso, con cuatro triunfos seguidos, ante el Real Unión, Gernika, Sporting B y Peña Sport, que colocaron al equipo a dos puntos del play-off. Puestos que finalmente no pudieron ocupar lastrados por su otra cara, la que ofrecían lejos de Lasesarre, donde dejaron escapar demasiados puntos.

Esfuerzo y trabajo

Buenos números a los que contribuyeron enormemente tanto Ander Vitoria como Sergio Buenacasa, dupla de oro que fabricó el curso pasado 30 dianas, y que brillaron sobre todo en la visita del Izarra, en la que cada uno firmó un doblete en la mayor goleada de la temporada del Barakaldo (5-0). Una racha que ya forma parte de la historia y que está al alcance de muy pocos. De hecho, solo el conjunto gualdinegro consiguió cerrar el pasado curso como invicto en su casa en toda la Segunda B, y también en la categoría de plata. En Primera hubo otro que lo logró, el campeón, el Barcelona.

Aitor Larrazabal ya había destacado en varias ocasiones el poco mérito que se le estaba dando a este hecho, algo que también compartía el capitán gualdinegro Xabi Galán, quien en una entrevista reciente a este periódico resaltaba el «gran esfuerzo y el mucho trabajo» que había detrás. «En casa somos fuertes porque estamos todos a una. Es un punto fuerte que tenemos», afirmaba. Su compañero en la zaga, José Picón, también se expresaba estos días atrás sobre ello. «Es una alegría enorme y un buen dato, muy complicado de mantenerlo. Ojalá dure mucho más», declaraba antes de la visita del Racing, conjunto que desde los once metros logró asaltar el fortín de Lasesarre, llevándose consigo un gran botín en forma de liderato, y dejando una amarga sensación a la parroquia local, que ya se había acostumbrado a marcharse con cierta satisfacción de su localidad.

 

Fotos

Vídeos