El Barakaldo, dispuesto a aprovechar el premio 'gordo' del sorteo copero

El Barakaldo espera llegar a medirse a un Primera, como sucedió en 2015. /Luis Ángel Gómez
El Barakaldo espera llegar a medirse a un Primera, como sucedió en 2015. / Luis Ángel Gómez

Los gualdinegros reciben mañana (20.15 horas) al Mutilvera navarro en Lasesarre, un choque que de ganar les llevaría directamente a la tercera eliminatoria del torneo del KO

LAURA GONZÁLEZ Barakaldo

Es una competición especial, en la que puede pasar de todo, y, sin duda, esperada por todos los equipos modestos. La Copa del Rey echa a andar este miércoles y lo hace en Lasesarre, a partir de las 20.15 horas, con un Barakaldo que ha empezado enchufado la Liga y que recibe en su feudo al Mutilvera navarro, conjunto de Tercera que el pasado curso destacó por su buen hacer con la abultada cifra de 91 puntos, antes de quedarse a las puertas del ascenso apeado por el filial del Oviedo. «Poder participar en esta competición es el reconocimiento al trabajo de la temporada pasada y lo afrontamos además con todo el ánimo después de haber sacado cuatro puntos en los dos primeros partidos de Liga», declara el técnico gualdinegro Aitor Larrazabal, asegurando que ve a los suyos «con confianza».

Una eliminatoria que viene cargada con un doble premio. Y es que el que la supere, además de seguir adelante en el torneo del KO, quedará exento en segunda ronda. Caprichos del azar que los fabriles no quieren desaprovechar. «Esto es algo que no ocurre muy a menudo, encima jugando en casa, y es importante tenerlo en cuenta. Tenemos que poner toda nuestra carne en el asador y mostrar nuestras armas para intentar ser superiores al rival», asegura el preparador vizcaíno.

Una competición en la que la categoría pasa a veces a un segundo plano. Larrazabal confiesa que esperan en su campo toparse con un adversario «muy estructurado» que llegará «con las ideas muy claras, a ponernos las cosas difíciles», por lo que son conscientes que no habrá relajación que valga y que deberán estar atentos en todas las líneas. «Ellos siguen un poco el modelo de juego del año pasado y, aunque han perdido algún jugador, mantienen el bloque. En los dos primeros partidos de Liga han perdido pero han sido superiores y han merecido algo más».

Un duelo en el que el míster fabril no podrá contar con el lesionado Aguirrezabala, que estará un mes de baja por la fractura de uno de sus dedos del pie, y tampoco con Arencibia, quien en el calentamiento el pasado sábado en Las Gaunas empezó a sentir molestias en la zona del gemelo y del sóleo y que podría estar alejado del grupo dos semanas. Por su parte, el preparador de Loiu, que aún recuerda hace dos temporadas cuando siendo técnico del Amorebieta eliminó al Barakaldo en la tanda de penaltis de este mismo torneo, reconoce que su idea es la de mantener la base que le ha dado buenos resultados en el arranque liguero. «De momento no quiero tocar demasiado al equipo», declaró.

Mejoría del césped

En Lasesarre, tanto los fabriles como el Mutilvera, podrán dar cuenta del estado del césped, el que tan mala impresión dejó a los locales en su estreno liguero hace apenas semana y media. Larrazabal mostró su malestar después del primer choque oficial este curso, comparándolo con una «campa», y la nueva empresa encargada del mantenimiento del verde del recinto municipal se puso manos a la obra para tratar de tenerlo cuanto antes en mejores condiciones. Para ello el equipo ha tenido que ejercitarse estos días en otros recintos como en el de Ibarreta, en Retuerto. «Me gusta hacer la toma de contacto previa al partido y hemos estado en nuestro campo, pero hemos tratado de tocarlo lo menos posible. Han cambiado los tepes de las porterías y creo que algo ha mejorado, pero todavía le queda bastante. También hay que pensar que todavía tiene que venir el crudo invierno y ahí es donde tenemos que ver cómo va».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos