Álvaro Arencibia se desvincula del Barakaldo

Álvaro Arencibia se desvincula del Barakaldo
Barakaldo CF

El zaguero canario se ha visto lastrado por una lesión lumbar que le obligará a pasar por el quirófano

PERU OLAZABALBarakaldo

El Barakaldo se queda sin una de sus fichas. Álvaro Arencibia ha anunciado su desvinculación del club fabril debido a un problema lumbar que le obliga a pasar por el quirófano y perderse lo que resta de temporada. El central canario llegó en agosto procedente de Las Palmas Atlético. Arencibia ya había disputado un total de 57 duelos en la categoría de bronce repartidos entre el propio filial grancanario y el Conquense, por lo que disponía de la experiencia suficiente para afrontar el reto.

Sin embargo, las lesiones han lastrado su breve paso por el cuadro dirigido por Aitor Larrazabal, ya que solo ha jugado once choques con la zamarra gualdinegra. «Me voy con sensación agridulce, me hubiese gustado estar y demostrar aún más lo que podía aportar a esta entidad, pero a veces las cosas no salen como uno quiere», expresa Arencibia en su carta de despedida. «Cuando las cosas no salen como quieres o deseas, solo puedes aprender y disfrutar de esos momentos, por jodidos que sean», amplia.

El canario comenzó siendo parte del once titular fabril en los primeros dos enfrentamientos ligueros, frente a Oviedo B y UD Logroñés. Pero una lesión en el sóleo y una gripe fueron los causantes de muchas ausencias en la primera vuelta. En este segundo ciclo, ha vuelto a sufrir una lesión, esta vez en las lumbares, que le obliga a pasar por el quirófano, tal y como relata el propio Arencibia. «Me toca pasar por el taller y, cómo no, recuperarme de cara al próximo año. Misma ilusión, mismas ganas y muchísimo trabajo por delante», escribe.

Arencibia muestra su agradecimiento tanto a la plantilla como al cuerpo técnico y la afición y desea «toda la suerte del mundo» a sus compañeros de cara al tramo final de la campaña. «Es un día muy complicado en lo personal, me desvinculo de un club que tiene y pondera una calidad humana increíble, en el que he conocido a personas que me llevaría al fin del mundo», apunta.