Aitor Larrazabal achaca la derrota a la relajación de sus jugadores

El Correo

El técnico de los fabriles reconoce que el equipo ha mostrado una intensidad mucho menor que en la semana pasada frente al Langreo

PERU OLAZABALBarakaldo

Aitor Larrazabal ha mostrado su descontento al término del choque frente al Sporting de Gijón B. El técnico del Barakaldo ha incidido en que «desde el calentamiento, no hemos sido el mismo equipo que salió a Langreo el otro día, siendo los mismos once». Aunque a pesar de asumir que su equipo no estuvo bien, también ha expresado que, en su opinión, el resultado justo hubiese sido «un empate a cero». «El fútbol es determinante en las áreas y no hemos tenido el acierto necesario ni en lo ofensivo ni en lo defensivo, ellos han tenido media oportunidad y la han aprovechado», apunta el míster de los locales.

«Cuando los jugadores no hacen el calentamiento como lo han hecho una semana antes, ya denota algo», comenta Larrazabal. Ha subrayado que desde antes de que sus pupilos saltasen a los terrenos de juego, algo malo se temía, debido a que las sensaciones eran muy diferentes a las que transmitieron durante la jornada pasada ante el Langreo. A su entender, su equipo se mostró «más fresco, más dinámico» en aquel encuentro, mientras que en éste «hemos entrado tarde, hemos perdido las disputas, tampoco hemos estado acertados en las caídas ni en las segundas jugadas». «El equipo ha estado espeso, pesado y con falta de chispa», admite.

Uno de los motivos de esta relajación que ha perjudicado a los gualdinegros la ha achacado a la juventud de la plantilla, a quienes «les pesa la presión» a la hora de mantener un objetivo tan ambicioso. Otro motivo por el que «puede ser que los jugadores tengan una pizca de relajación más», tal y como ha relatado el entrenador de Loiu, es el hecho de que los conjuntos perseguidores no se hayan hecho con la victoria en esta jornada, por lo que no se han visto tan necesitados de cosechar los tres puntos.

«Queda bastante tela por cortar todavía y nos tenemos que levantar, porque nos lo demanda la clasificación», ha manifestado Larrazabal. Por el momento, «nos quedan ocho guerras y tenemos que estar preparados para que no nos sorprendan», ha concluido. El próximo choque de los fabriles será frente al Calahorra a domicilio.