Barakaldo y SD Amorebieta se lanzan

El Bilbao Athletic volvió a cumplir en Lezama./Mireya López
El Bilbao Athletic volvió a cumplir en Lezama. / Mireya López

La jornada 25 de la armada vizcaína ha reforzado a Barakaldo y SD Amorebieta con sus respectivas victorias, mientras que el Arenas perdió la rueda buena, SD Leioa y Gernika mantienen el pulso, la Cultu sigue gafada, y el Bilbao Athletic letal en Lezama

JAVIER BELTRÁN

El Bilbao Athletic sumó su quinta victoria en Lezama de la mano de Aritz Solabarrieta y por goleada ante un filial del Real Oviedo lastrado psicológicamente por la muerte del padre de su capitán Edu Cortina horas antes de la celebración del choque. Asier Benito fue el gran protagonista, con un hat-trick, mientras que Villalibre anotó su gol 15 del curso en un 4-1 contundente. «Hay que reforzar lo que hemos hecho, el camino se va haciendo. Los cinco los hemos perdido, pero hemos ganado los de casa también. Los jugadores son conscientes de dónde queremos estar», señalaba Solabarrieta.

La Cultural sigue, sin embargo, en el sótano de la tabla tras ceder ante la pegada del Racing en Tabira y salir trastabillados (0-4). Un doblete de Jon Ander Pérez, que suma diez goles con la elástica racinguista, cercenó a los durangarras. Sexta jornada consecutiva ganando por parte del incontestable líder del Grupo II de Segunda B: «Sabíamos que no sería un partido fácil. Teníamos clarísimo por donde estaba el partido, con la incorporación de los laterales. En la segunda parte estuvimos muchísimo mejor. Esa buena lectura hizo que pudiéramos ganar el encuentro», comentó el técnico Iván Ania, que reconoce que los fichajes de Barral, Mario Ortiz y Noguera les relanza más si cabe: «La gente que ha venido en el mercado de invierno ha elevado mucho el nivel de la plantilla».

La SD Amorebieta se impuso en un envite vital en Ellakuri ante el CD Vitoria (1-2) con tantos de sus delanteros Tascón y Orozko. Tres puntos que les vuelven a sacar de la zona roja. Su técnico, Iñigo Vélez de Mendizabal, apela a la prudencia. Queda mucha plancha: «Era un partido muy importante ante un rival directo y con sensaciones muy buenas. Es una guerra continua, es lo que nos toca cada semana por pelear, ganar, intentar ir para arriba e ir sumando puntos», comentaba el técnico de los azules.

Ya en la jornada del domingo, la SD Leioa quería sacurdirse la racha esquiva de los tres últimos partidos saldados con derrotas y lo lograba con un elaborado empate (1-1) contra la Gimnástica gracias al gol de Gorka Luariz en el minuto 77, tras asistencia de Fran Sota. Un punto que mantiene con pulso de aspiraciones al playoff de ascenso para el equipo de Lambea.

El Gernika arrancó un punto (0-0) en el Ciudad de Tudela. Los locales acabaron con uno menos por expulsión de Víctor Bravo desde el minuto 52. El técnico foral, Urtzi Arrondo, era claro tras un partido competido y sin grandes aproximaciones: «Cuando no puedes marcar, lo importante es sumar. Estamos los dos equipos en una situación parecida. Hemos venido con algunas bajas y con la expulsión el partido cambia». Mientras que su homólogo, José Mari Lumbreras, cargaba contra el colegiado. «Se complica el árbitro y condiciona el partido, aunque contento con el punto. Habíamos comenzado la segunda parte con más tono, el planteamiento era otro y no se ha podido hacer por esta expulsión de Bravo», protestaba el técnico navarro.

El Arenas, crecido tras dos victorias seguidas (Durango y ante el Barakaldo), se vino de vacío de Langreo, una de las revelaciones del campeonato, por la mínima. Un tanto de Aimar casi sobre la bocina, tras un rechace de Talledo, resultó letal. El equipo de Luaces reclamó un penalti por mano en el área astur en un envite equilibrado que se pudo decantar para cualquiera de los dos. Balones colgados por los rojinegros y contragolpes sin cristalizar de los locales protagonizaron los últimos minutos en una lucha titánica.

El Barakaldo, con tres derrotas y un empate en las últimas jornadas, se reparó con una victoria (1-0) ante el Izarra en Lasesarre en el tramo final obra de Oliver Sarkic, delantero montenegrino cedido por el Leeds a finales de agosto, que había suplido minutos antes a Sergio García. Un resultado que mantiene a los fabriles con 44 puntos en la burguesía del grupo.