El dúo Xeber-Güemes fue letal en Gobela

Talledo despeja un balón en su área. /Juan Echeverria
Talledo despeja un balón en su área. / Juan Echeverria

Los rojinegros encadenan dos victorias seguidas ante un cuadro fabril que lleva 4 jornadas sin ganar

JAVIER BELTRÁNGetxo

El clásico Arenas-Barakaldo, en el duelo de las márgenes de la ría de Segunda B, deparó un fútbol rudimentario sobre el sintético botón de Gobela, con los jugadores más pendiente de las marcas y de no fallar que de la creación. Sin embargo, el derbi se desatascó en el segundo acto con un Arenas superior, que se llevó el envite con merecimiento (2-1). Tras dos ocasiones claras erradas por Zamorano, el dúo Güemes-Xeber fue letal. Solo con el partido resuelto y sin margen de maniobra, Sergio Benito recortaba con su séptimo tanto particular.

El derbi arrancó imprecioso y nervioso, con muchas pérdidas y sin un dominador claro sobre el verde de 'la jaula'. La pelea constante del fajador Fran García en la punta de lanza del Barakaldo y la clase en velocidad de Raúl Hernández era lo más destacable de los fabriles ante un Arenas que trataba de llevar el control, espoleado por la victoria en Tabira que abortaba una racha negativa en la Liga de nueve anteriores jornadas sin ganar. Un equipo de Luaces batallando sin Ramos ni Dani López arriba, algo que se hace extraño.

2 Arenas

Talledo: Jordan, Pozo, Alberto González, Jimmy; Azkue, Uranga (Matador, min.69); Junior; Xeber Alkain (Espinosa, min.85), Zamorano y Güemes (José Enrique, min,76).

1 Barakaldo

Prats, Picón, Erik Ruiz, Royo; Carles Marc, De Paula (Antonio Sánchez, min.75); Raúl Hdez, Ferreiroa (Sergio Benito, min.75), Villacañas y Fran García (Dopi, min.62).

goles:
1-0, Güemes (min.65); 2-0, Xeber (min.75); 2-1:Sergio Benito (min.88).
árbitro:
Pardeiro Puente, cántabro. Amonestó a Pozo (min.45) y Erik Ruiz (min. 55)
incidencias:
Gobela, 500 espectadores.

El primer disparo se demoró hasta el minuto 23, con el vertical Xeber Alkain, cedido por la Real B en Gobela, poniendo a prueba de un derechazo a Viorel Boian tras una arrancada plena de potencia por el pasillo central. Fran García respondía de media tijera de espaldas, alto, al filo de la media hora. El Arenas pidió una tarjeta por mano de Erik Ruiz, que las tuvo tiesas con Güemes en varias acciones con el extremo dolorido ante el empuje del central. Un derbi de mucho físico y contacto, sin lucimientos personales y sin intimidar hasta ese instante a ninguno de los dos arqueros.

En el segundo acto, los pelotazos se incrementaron, sin contemplaciones, hasta que Damián Zamorano se topó con la cruceta en un lanzamiento de falta muy virulento que hizo retumbar el arco de Viorel. Significaba el primer aviso. Dos minutos después, el propio extremo argentino del Arenas, con mucha clase, probó de nuevo los guantes de Viorel, que abortó su disparo cruzado al segundo palo. El equipo de Luaces se empezaba a gustar. Larrazabal, que vio el partido desde la grada, metió a Dopi justo cuando Royo, de un centro chut, casi sorprende de Talledo con el eco del poste que asustó al público de Gobela. Pero fue Güemes quien adelantó a los areneros de cabeza, en su primer tanto de una Liga lastrada por su lesión de clavícula, al cabecear un centro de Junior colándose entre los centrales. Un tanto que obligó al Barakaldo a estirarse y al Arenas a emplearse a fondo en los contragolpes, con la velocidad de Güemes y del pizpireto Xeber, todo un descubrimiento.

En el minuto 75, otro golpe mortal de un Arenas crecido: centro de Zamorano desde la izquierda y Xeber, de otro cabezazo, ponía a favor de obra el derbi para los pupilos de Luaces, que remonta en vuelo en la tabla y deja al Barakaldo al borde de salir del playoff de ascenso. Sergio Benito, que volvía tras un mes en talleres, maquillaba el tanteador en el tramo final de tiro cruzado y hasta Royo pudo empatar desde lejos con el público reclamando la hora.