Olaizola reconoce «ciertos nervios debido a que llevamos siete jornadas y no hemos ganado un partido»

El Arenas fue derota en sábado por el Bilbao Athletic./PEDRO URRESTI
El Arenas fue derota en sábado por el Bilbao Athletic. / PEDRO URRESTI

El técnico guipuzcoano considera que esta situación provoca «más presión a los jugadores y menos confianza a la hora de jugar»

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA/Getxo

El entrenador del Arenas, Javier Olaizola, reconoce la existencia de «ciertos nervios debido a que llevamos siete jornadas y no hemos ganado un partido». Una complicada situación que provoca «más presión a los jugadores y menos confianza a la hora de jugar». Los rojinegros son últimos en la clasificación con tres puntos, a cuatro de la promoción para eludir el descenso y de la salvación matemática.

Una dinámica adversa que «obliga a trabajar mucho para darle la vuelta». Para Olaizola, el camino a seguir pasa por «la buena segunda mitad realizada frente al Real Unión y todo el encuentro frente al Bilbao Athletic», pese a la dolorosa derrota a dos minutos para la conclusión cuando ya se daba por bueno un nuevo empate.

El segundo tanto de los 'cachorros' llegó en un saque de esquina y «da mucha pena tirar por la borda el trabajo de 88 minutos en una jugada de estrategia contra un rival de esta entidad», reconoce. En su opinión, un equipo de la calidad del filial rojiblanco «te tiene que ganar por otras vías, como su calidad de técnica individual, verticalidad y profundidad, algo que hemos trabajado muy bien y apenas nos han creado nada».

Pese a la derrota, el entrenador guipuzcoano hace una «lectura positiva» del trabajo desarrollado por sus pupilos ofreciendo «un buen nivel». Por todo ello, «solo puedo felicitarlos». Según su análisis, en los dos últimos encuentros ha quedado patente la «mejoría en defensa. Los rivales no nos generan tantas ocasiones y cuando el balón llega a nuestra área somos más contundentes». Sin embargo, de tres cuartos hacia adelante la «diferencia la marca el talento. Los equipos grandes cuentan con esta ventaja», apunta.

Respecto a la próxima jornada en la que se enfrentrarán, a partir de las 19.00 horas del sábado, a la Unión Deportiva Logroñés, destaca que «todos los partidos son difíciles en la situación que estamos». No duda en calificar a este rival como «potentísimo y que ya la temporada pasada promocionó y ahora poco a poco se está metiendo arriba». Por todo ello, espera un encuentro «no muy diferente a los dos últimos donde nos debemos emplear al doscientos por cien si queremos sacar algo positivo», concluye.